Alerta Verde y el Parque Nacional Los Cardones

0
296

EL APORTE DE UNA ONG A LA CREACIÓN DE  UN ÁREA PROTEGIDA EN SALTA

Por Elio Daniel Rodríguez

En su reunión del 27 de agosto de 1992, los miembros de la Comisión Directiva de la Asociación Ecologista Alerta Verde –una ONG (Organización No Gubernamental) que tenía la satisfacción de haber creado y el honor de presidir en aquel momento– planificaban una importante acción que iba a concretarse algunas semanas más adelante, el 19 de septiembre. Ese era el día fijado para la firma de lo que dimos en llamar “Declaración de Los Cardones”.

En mayo de 1986 la provincia de Salta había firmado con la Nación un convenio para la creación del Parque Nacional Los Cardones. Se buscaba con ello proteger un sector bien preservado de extensiones representativas de regiones  ecológicas características del noroeste argentino, como la de los Altos Andes, la Puna, los Pastizales de Neblina existentes en sitios como el Valle Encantado y un fragmento de la sección más septentrional del Monte de Sierras y Bolsones, región ecológica exclusiva de nuestro país.

El 18 de mayo de 1986, en un convenio firmado entre el gobernador salteño Roberto Romero y el presidente del directorio de Parques Nacionales Jorge H. Morello, la provincia se comprometió a dar sanción a una ley en la que se declarasen de interés público y sujetas a expropiación las tierras de la futura área protegida, que estaban bajo dominio privado. A la norma provincial le seguiría luego la nacional.

La ley Provincial Nº 6445 fue sancionada el 12 de mayo de 1987; pero Parques Nacionales recién tuvo listo el proyecto en febrero de 1989 y la Procuración del Tesoro de la Nación planteó objeciones en relación a la expropiación de las tierras que, según lo acordado oportunamente, serían tasadas por la provincia y pagadas por el Estado nacional; por lo tanto, el proyecto, regresó a Parques Nacionales.

Llegó el tiempo de nuevas elecciones presidenciales y se hizo evidente que la iniciativa debería esperar la asunción de las próximas autoridades. Como resultado de todo esto, sumado al hecho de que los flamantes funcionarios no mostraron demasiado interés en el tema, el proyecto durmió por años en algún cajón, para recién despertar cuando la Asociación Ecologista Alerta Verde se involucró decididamente.

A poco de iniciadas nuestras reuniones semanales, durante la segunda mitad de 1991, algo nos inquietó y preocupó; a pesar de lo que se decía, según habíamos podido comprobar, no existía en Salta, al menos formalmente, ningún Parque Nacional Los Cardones.  Incluso, a principios de aquel año, se anunció que un grupo de vecinos de Amblayo estaba insistiendo con la realización de un camino que, para llegar a su localidad, atravesara el espectacular Valle Encantado.

En 1991 se reactivó la idea de concretar un camino que atravesara el Valle Encantado en dirección a Amblayo.

Primeramente pensamos que no era posible que el Parque Nacional no existiese. Desde 1986, todos hablaban de Los Cardones como de un área protegida a nivel nacional, e incluso la misma Administración de Parques Nacionales había editado una cartilla a todo color que llevaba por título Parques Nacionales de Salta (1987), incluyéndolo junto a El Rey y Baritú. No obstante, definitivamente, Los Cardones no era Parque Nacional, por lo que en mayo de 1992 nos pusimos a trabajar en la cuestión.

En 1987 la Administración de Parques Nacionales publico esta cartila contando a Los Cardones entre los Parques Nacionales de Salta.
En 1987 la Administración de Parques Nacionales publico esta cartilla contando a Los Cardones entre los Parques Nacionales de Salta.

Lo primero que decidimos hacer entonces, fue comunicárselo a la gente; decirles que el denominado Parque Nacional Los Cardones no era tal. Para ello, diseñamos un folleto, imprimimos un afiche y salimos a la calle con nuestro stand, que se mantuvo durante cada sábado de los meses de mayo y junio del año mencionado, 1992.  También dispusimos de un libro de firmas para que todos los que así quisieran hacerlo puedan apoyar con su nombre la creación del área protegida.

Buscábamos advertirle a la población en general que lo que se conocía como un Parque Nacional era solamente y hasta ese momento una expresión de deseos de convertir una extensión de tierras de más de 70 mil hectáreas en área protegida por ley de la Nación. En efecto, las tierras seguían siendo de dominio privado y los recursos para expropiarlas resultaban escasos, o por lo menos eso se decía.

En realidad, comparadas con una enorme cantidad de otras erogaciones del Estado argentino, disponer del dinero suficiente como para expropiar las tierras no parecía nada imposible de lograr si se tiene en cuenta que, ya en mayo de 1991, Tierras Fiscales de la provincia había dado a conocer en un informe que  la suma que era necesario pagar para que las tierras pasasen a dominio público era de solo 140 mil dólares, ¡unos dos dólares por hectárea!

Otra de las acciones que desarrolló Alerta Verde fue recurrir a los medios de comunicación. Así comenzamos por enviar un parte de prensa a diario El Tribuno, que, con sorpresa para nosotros, el 26 de mayo de 1992, le dedicó al tema una doble página. A los pocos días, el 13 de junio, el por entonces administrador de la Administración de Parques Nacionales, Alberto Pawly, salió al cruce, en nota también publicada por El Tribuno, de nuestros dichos, sosteniendo que el de Los Cardones, de ningún modo era un proyecto olvidado en el tiempo.

El 26 de mayo de 1992, diario El Tribuno dio a conocer en una doble pagina que el Parque Nacional Los Cardones no existía formalmente.
El 26 de mayo de 1992, diario El Tribuno dio a conocer en una doble pagina que el Parque Nacional Los Cardones no existía formalmente.

No nos preocupó demasiado que Pawly nos desmintiera; lo positivo era que nuestras acciones habían levantado polvareda y se estaba hablando sobre el tema. Pawly también afirmó en aquella oportunidad que iba a mantener una reunión con el gobernador Roberto Augusto Ulloa “destinada a analizar los programas de trabajo con las tres reservas ubicadas en territorio provincial: Baritú, El Rey y Los Cardones”.

Posteriormente, el 24 de junio, el mismo medio gráfico de la provincia de Salta publicó una nota en la que Pawly, en compañía del coordinador del organismo, José María Sáenz, y del director de Conservación y Manejo, Juan Carlos Chebez, consideró que fue el factor presupuestario el que inmovilizó el proyecto de ley nacional para declarar Parque Nacional a Los Cardones; estimaban además los funcionarios que los recursos podrían lograrse si la provincia efectuaba “gestos inequívocos de interés”. Tales gestos consistirían, según la información, en gestiones a nivel nacional llevadas adelante por funcionarios con claro respaldo de la provincia. Era importante; se había reconocido oficialmente que el área protegida no estaba formalizada y que se podía avanzar para que lo fuera.

A alguno de los miembros del grupo de personas que conformábamos como asociación se le ocurrió realizar un viaje al área, pero la idea original fue creciendo hasta convertirse en otra cosa muy distinta: un acto en el sitio conocido como Valle Encantado, donde se firmaría la ya mencionada “Declaración de Los Cardones”, que se transcribe a continuación.

DECLARACIÓN DE LOS CARDONES

Las instituciones abajo firmantes, reunidas a través de sus representantes el día 19 de septiembre de 1992 en Valle Encantado, provincia de Salta, expresan su anhelo de que el área comúnmente conocida como “Los Cardones” sea declarada Parque Nacional, considerando que es fundamental para el futuro de la vida sobre la Tierra la protección del medio ambiente traducida en acciones concretas, como lo es la creación de regiones protegidas. Se comprometen, además, a ser portadoras y transmisoras de la necesidad de conservar esta área de fascinante belleza y a continuar trabajando para que la misma sea declarada Parque Nacional, y solicitan la colaboración de los gobiernos provincial y nacional para la concreción del anhelo expresado.

El 19 de septiembre de 1992 se firmó en el Valle Encantado la Declaración de Los Cardones. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.
Acto de firma de la Declaración de Los Cardones, en el Valle Encantado. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.
El autor de esta nota,, de vincha con los colores de la bandera argentina,, y Antonio Zuleta, del Club de Montaña Cachi, durante la firma de la Declaración de Los Cardones. Fotografía: Juan José Rodríguez.
Socios de la Asociación Ecologista Alerta Verde en un promontorio rocoso del Valle Encantado. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

En aquella ocasión se dieron cita al acto formal de firma del documento, en el que se leyó la declaración, se izó la bandera nacional y se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino unas 50 personas, entre las que se contaban representantes de varias asociaciones e instituciones. Estuvo representada por su rector, Rafael Marcelo Rivero, la Universidad Nacional de Salta, y se hicieron presentes también representantes del Club Amigos de la Montaña, Club de Excursionismo y Aventura Salta, Asociación Natura, Rotary Club Salta y Club de Montaña Janajman. Una nota especial fue la que pusieron los integrantes del Club de Montaña de Cachi, que llegaron a pie desde esa localidad vallista.  Éramos un conjunto de argentinos, en un rincón lejano y hermoso, pidiendo que esa parte de nuestra naturaleza sea protegida. Pero además de los que estuvieron presentes en el lugar, numerosas organizaciones de todo el país adhirieron a la iniciativa; entre ellas,  la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, GUAU, la Federación de Organizaciones Ambientalistas de Tucumán, Fundación Patagonia Natural, Fundación Amigos del Árbol -de Entre Ríos-, Agrupación de Protectores Voluntarios del Parque San Javier -de Tucumán-, y el Centro de Estudios de Regiones Secas.

Los salteños en general hicieron su parte. La campaña de firmas, adhiriendo al petitorio de creación definitiva del Parque Nacional, recibió amplio respaldo de la ciudadanía, y hasta el mes de julio de 1993 se habían reunido un total de 6500 firmas.

La presión ejercida por Alerta Verde y la sociedad civil en su conjunto no solamente se tradujo en una toma de conciencia del problema sino que además posiblemente sirvió también para que se tomaran en lo inmediato medidas concretas que hicieron foco en Salta, como la inauguración en la ciudad Capital, en abril de 1994, de una Delegación Técnica Regional Noroeste de Parques Nacionales, que inmediatamente se puso en la tarea de elaborar un documento para reactivar el proyecto, según informó la por entonces directora de ese organismo, Patricia Marconi, que además aseguró que ese documento técnico constituiría una de las prioridades en la acción de la sede a su cargo y que de él dependía la decisión política de concretar el parque.

A fines del mes de noviembre de 1994 fue instalado al borde del camino, aproximadamente a la mitad del recorrido de la Recta de Tin Tin, un cartel de grandes dimensiones expresando en pocas palabras la intención sostenida en la Declaración de Los Cardones y dejando constancia de las instituciones que apoyaron el pedido.  Así me fue informado por el presidente de la Dirección de Vialidad de Salta, Federico B. Suva, titular del organismo, que oportunamente había asumido el compromiso de instalar la Cartelería aludida.

Nota en la que se informaba de la colocación del cartel en la Recta de Tin-Tin, solicitando la creación del Parque Nacional Los Cardones.

Se hizo necesaria un nuevo instrumento legal provincial. El 22 de agosto de 1995 la legislatura salteña sancionó la ley Nº 6805, mediante la cual La provincia de Salta cedía al Estado Nacional la jurisdicción sobre setenta mil seiscientas veinte hectáreas (70.620 Has.), ubicadas en el sur del departamento de Cachi y el noroeste del departamento San Carlos, para que en ellas sea creado el Parque Nacional Los Cardones; pero en la misma norma se estableció el plazo de un año para que el Estado nacional sancionara la ley declarativa de Parque Nacional y de utilidad pública de los inmuebles afectados, lo que, de no ocurrir, dejaría automáticamente sin efecto el artículo 1 de la misma ley, que se refería a la cesión de jurisdicción. No obstante, el plazo establecido, debió ser prorrogado por 180 días, al año siguiente, a través de otra ley de la provincia, la Nº 6894, del 29 de agosto de 1996.

Finalmente, el 20 de noviembre de 1996, la creación del Parque Nacional Los Cardones se hizo realidad en el Congreso de la Nación. Habían pasado 10 años desde el convenio original y mucha agua bajo el puente. Pero además, habían ido apareciendo durante ese tiempo muchas voluntades que fueron uniéndose en un esfuerzo común por hacer realidad un sueño. Para cuando el área protegida por la que se había trabajado tanto se convirtió en algo concreto y cierto, la Asociación Ecologista Alerta Verde había dejado ya de existir.

Es lógico y comprensible, por cierto, que los nombres de las personas que pusieron a disposición tiempo y esfuerzo para la concreción del Parque Nacional Los Cardones no aparezca en guías ni folletos turísticos, pero, al mismo tiempo, sería justo no olvidar que fue la suma de muchas voluntades en gran medida ajenas a los estamentos oficiales encargados del tema la que brindó una muy importante ayuda en el logró del objetivo planteado.

El cartel de madera instalado en la Recta de Tin Tin y en el que figuraban los nombres de las instituciones que habían adherido a la Declaración de Los Cardones fue retirado hace mucho tiempo y hasta el momento no hay más que esta crónica de los hechos para rescatar del olvido aquel esfuerzo cívico que tanto hizo para que un área de extraordinaria belleza y riqueza natural sea protegida para las generaciones actuales y aquellas que nos sucederán. A todos los que alguna vez conformamos  Alerta Verde, nos colmó de satisfacción el tomar conocimiento de que el importante objetivo que nos habíamos planteado había sido finalmente alcanzado.

Por ello, a modo de reconocimiento y también de agradecimiento,  sabiendo que me olvidaré de muchos nombres, no quiero dejar de mencionar a algunos de los miembros de Comisión Directiva y socios que formaron parte de nuestra querida institución y que brindaron su entusiasmo para que Salta y Argentina cuenten con el anhelado Parque Nacional Los Cardones. Ellos son: Juan José Rodríguez, Víctor Miranda, José Luis Colodro,  Gabriel Gangi, Enrique Ganam, Mariana Gorosito, Gustavo Cortéz, Érica Reyes, Débora Rodríguez, Mario Segovia, Mariela Fabbroni y las hermanas Fernanda, Luján y Eugenia López Morillo. A todos ellos y a muchas personas más, de distintas instituciones y diferentes ámbitos de acción, se debe el que Los Cardones sea hoy un Parque Nacional.

Bibliografía:

– Anónimo. 1987. Parques Nacionales de Salta. Administración de Parques Nacionales. Buenos Aires.

– Anónimo. 1992. Acción ecologista en el parque Los Cardones. Diario El Tribuno. 13 de septiembre, p: 40. Salta.

– Anónimo. 1993. Campaña por Parque Nacional Los Cardones. Diario Eco del Norte, 27 de julio, p: 10. Salta.

– Anónimo. 1993. Parque Nacional se busca. Suplemento ecológico Ozono. Diario El Tribuno. 12 de septiembre. Salta.

– Anónimo. 1994. Reflotarán el proyecto del parque Los Cardones. Diario El Tribuno. 4 de mayo, p: 27. Salta.

– Chebez, Juan Carlos. 2005. Guía de las Reservas Naturales de la Argentina: Noroeste. Editorial Albatros. Buenos Aires.

– Patrana Padilla, Carlos. 1993. La historia de Cardones está cubierta de espinas. Diario La Nación, 6 de noviembre. Buenos Aires.

– Peisajovich, Sergio. 1993. Los Cardones: El Parque perdido. Revista Vida Silvestre Nº 33, pp:32-35. Fundación Vida Silvestre Argentina.

– Rainer Cinti, Roberto. 1999. Parque Nacional Los Cardones. El desierto de los candelabros. Revista Vida Silvestre Nº 99, pp:4-9. Fundación Vida Silvestre Argentina.

 

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here