El gato de pajonal

305

♦ ME PARECIÓ VER UN LINDO GATITO

♦ Por Jorge Néstor Samaniego

♦ 05 – 10 – 2019

♦ El gato de pajonal, cuya denominación científica es Lynchailurus pajeros,  también recibe por nombres vernáculos gato de los pajonales, gato pajero y gato de las pajas.

En nuestro noroeste argentino aún tenemos la suerte de contar con dos subespecies de este hermoso gato, ambas muy escasas.

Para la primera variedad (L. p. budini) se menciona una distribución que se extiende desde Jujuy hasta La Rioja, por las cadenas montañosas del oeste y hasta una altura sobre el nivel del mar de unos 3000 metros. Para la segunda (L. p. crespoi) la distribución se extiende desde el sur de Bolivia hasta Jujuy, sudoeste de Chaco y Salta, sólo en áreas de selva. Por otra parte, ambas formas desarrollan su vida donde existen áreas de pastos altos llamados pajonales.

La diferencia a simple vista, para estas dos formas, radica en el largo del pelaje. Naturalmente, a la variedad de montaña le corresponde el pelaje más largo y abundante. En cuanto a la coloración, también se le puede atribuir a este último una más suave y difusa incluso en los dibujos y manchas, aunque existe una apreciable diversidad de tonos entre distintos individuos.

Tal vez resulte reiterativo el explicar que este gato tiene por costumbre el frecuentar los ambientes de pajonales. El hecho de que los animales ocupen distintos sectores o espacios físicos, en la naturaleza, se relaciona con la intención de evitar en demasía la competencia con otros animales de iguales o similares necesidades, lo que ocasionaría desequilibrios. Por supuesto, en la vida salvaje existe hasta cierto punto un límite elástico que permitiría a través del tiempo un reacomodamiento, siempre y cuando la presión no sea demasiada.

En los pajonales, donde existen árboles y arbustos en menor densidad, salvo en áreas de alturas donde no están presentes, este gato encontró condiciones favorables, y es allí donde principalmente consigue el alimento, que consiste en aves, roedores y algunos reptiles.

Es notable la adaptación que la especie tiene para una vida casi netamente a ras del suelo, por cuanto las garras y músculos de sus extremidades así lo demuestran por el poco desarrollo que presentan, aunque sea un animal bastante voluminoso. Esto no quiere decir que no suban a los árboles, pues en ellos se refugian cuando algún peligro los acosa.

Como dicen otros naturalistas, este gato tiene una gran similitud con el gato montés  euroasiático (Felis silvestris) y, por ende, con el gato doméstico, ya que este desciende de aquel. A pesar de la gran diversidad actual, todavía se encuentran algunos ejemplares de gastos domésticos muy parecidos a nuestro gato de pajonal, lo que no ocurre con otros gatos salvajes.

El color base es un bayo con gris; sobre este, tiene unas manchas en el cuerpo pardas y alargadas que tienden a unirse entre sí. En la nuca no tiene manchas y presenta una coloración olivácea, en forma de una franja ancha que se va angostando hacia la grupa y tornándose pardo rojiza. Además, los pelos de esta zona forman una crin, eréctil a voluntad.

La zona inferior es de un blanco sucio con numerosas manchas pardo-oscuras; las extremidades están surcadas de bandas negras o marrones muy oscuras, las que son reemplazadas casi al final por lunares pardo-claros, algo difusos. La cola es de un bayo claro, con manchas claras hacia el comienzo, que luego forman anillos. En los laterales de la cabeza hay una banda parda que comienza en los ojos y pasa por debajo de las orejas, y otra que comienza en el hocico. Por debajo del cuello se presentan tres medios collares de color pardo oscuro. Las orejas son casi negras por el exterior y claras por el lado interno.

Estas dos formas de gato, pueden llegar a medir entre cabeza y cuerpo unos 65 cm, mas unos 30 cm de cola.

La gestación dura entre 80 y 85 días y pare dos cachorros; muy ocasionalmente tres.

Bibliografía:

Canevari, Marcelo & Vaccaro, Olga. 2007. Guía de mamíferos del sur de América del Sur. L.O.L.A. Buenos Aires.

Samaniego, Jorge Néstor. 1997. Mamíferos del Noroeste (Parte II). Comisión Bicameral Examinadora de Obras de Autores Salteños. Salta.

DEJAR UN COMENTARIO