Mayuato, Procyon cancrivorus. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

♦ NOCTURNO Y DE ANTIFAZ

♦ Por Jorge Néstor Samaniego y Elio Daniel Rodríguez.

♦ El nombre de mayuato con que se conoce vulgarmente a este prociónido -y cuya denominación científica es Procyon cancrivorus (G. Cuvier)- es de origen quechua y significa “zorro de agua”, lo cual nos demuestra que una de las características de este animal es, al parecer, la imperiosa necesidad de vivir a orillas de ríos, arroyos, lagunas, etc., donde  logra obtener sus sustento, que consiste en ranas, cangrejos, peces y diversas frutas. Además tiene por costumbre mojar o restregar los alimentos antes de introducirlos en su boca; a esto se debe otro de sus nombres comunes, el de “osito lavador”. Entre otros nombres que se le dan, también está el de aguará popé, de origen guaraní, y que significa “zorro de mano extendida” (Cabrera y Yepes, 1960).

Su solitaria actividad la realiza en horas de la noche, tanto para alimentarse como para buscar pareja; durante el día permanece oculto en alguna cueva o matorral cercano a los cursos de agua. Trepa con agilidad los troncos de los árboles y en el agua se mueve con facilidad.

La hembra suele dar a luz de dos a cuatro cachorros, dispensándoles muy maternales cuidados. Cabrera y Yepes (1960) cuentan que las crías nacen entre octubre y diciembre y que la madre les enseña a sus cachorros a cazar y a lavar las presas antes de comerlas.

El mayuato es un animal algo rechoncho por su abundante pelaje de un color en el que se mezclan el amarillo, el negro y el bayo, con un largo, para la suma de cabeza y cuerpo de unos 68 cm más 40 cm de cola aproximadamente y un peso de 9 kg.

La cara es negra con un contorno blanco en la boca y una mancha blanca por encima de cada ojo, lo que da la apariencia de que llevase un antifaz. Sus patas son negras o casi negras (marrón oscuro) y su cola tiene cinco o seis anillos negros, algo difusos en su borde, sobre un fondo bayo y la punta negra.

Tiene la especie una muy amplia área de distribución, desde el sur de América Central, a lo largo y ancho de toda Sudamérica hasta Uruguay, quedando exceptuado solamente Chile.

En Argentina la especie se distribuye por el norte del país, estando presente en las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, Chaco, Formosa, Misiones, Santa Fe, Santiago del Estero, Córdoba, Corrientes y Entre Ríos.

La subespecie presente en Argentina, que también habita el sur de Brasil y Paraguay,  es P. c. nigripes (Cabrera y Yepes, 1960), y su estado de conservación es vulnerable (Ojeda et al., 2012).

Bibliografía:

– Bárquez, Ruben M., Díaz, M. Mónica & Ojeda, Ricardo. 2006. MAMÍFEROS DE ARGENTINA. SISTEMÁTICA Y DISTRIBUCIÓN. SAREM (Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos). Tucumán.

Cabrera, Ángel & Yepes, José. 1960. MAMÍFEROS SUDAMERICANOS. EDIAR. Buenos Aires.

– Canevari, Marcelo & Vaccaro, Olga. 2007. GUÍA DE MAMÍFEROS DEL SUR DE AMÉRICA DEL SUR. L.O.L.A. Buenos Aires.

Ojeda, Ricardo A.; Verónica, Chillo & Díaz Isenrath, Gabriela. 2012. LIBRO ROJO DE LOS MAMÍFEROS AMENAZADOS DE LA ARGENTINA. Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM). Mendoza.

Samaniego, Jorge, N. 1989. MAMÍFEROS DEL NOROESTE. Comisión Bicameral Examinadora de Obras de Autores Salteños. Salta.

Mayuato, Procyon cancrivorus. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.
Mayuato, Procyon cancrivorus. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here