Entrevista a Guillermo González

Había una vez un niño que buscaba “vaquitas de San Antonio”… y lo sigue haciendo

Los insectos de la familia Coccinellidae conforman un grupo apreciado por las personas. Se sabe de los beneficios que reportan muchas especies a los agricultores, y, además, algunos dicen que hasta traen buena suerte. Guillermo González es ingeniero civil y entomólogo, nació en Chile, y ha dedicado una parte importante de su vida a estudiarlos y clasificarlos, producto de lo cual ha descubierto y descrito alrededor de 120 nuevas especies de vaquitas de San Antonio para América del Sur, manteniendo además un sitio web –www.coccinellidae.cl– donde pueden encontrarse más de 1.500 fichas de vaquitas del subcontinente, organizadas por países. Aquí nos cuenta cómo comenzó su labor, cuántas especies hay en Argentina y cómo es la vida de estos insectos.

 

Por Elio Daniel Rodríguez

 

-¿Cómo alguien llega a interesarse tanto, como para dedicarle años de labor, a un grupo de insectos, como en este caso los de la familia Coccinellidae?

Bueno, es una afición de niño; a veces las cosas que hacemos a los 10 años perduran para toda la vida. Yo siempre estuve interesado en los insectos, y como mi profesión era ingenieril, le dedicaba los ratos libres. Ahora, ya jubilado, es más fácil.

 

-¿En qué lugares ha estado estudiando la fauna de coccinélidos?

Básicamente en Chile, aunque he recibido materiales de todos los países de América del Sur, aportado por innumerables aficionados a los insectos, así como también de varias instituciones que quieren tener sus colecciones correctamente identificadas. Esporádicamente he colectado en Brasil, Argentina y Colombia. En mi sitio web hay una página dedicada a todos los que han colaborado: http://www.coccinellidae.cl/paginasWebArg/Paginas/equipo.php

 

-¿Ha llegado al noroeste de Argentina? Y si es así ¿qué observó por aquí?

No he tenido ese placer.

 

-¿Qué son los coccinélidos y cuáles son sus características particulares?

Los coccinélidos son insectos coleópteros muy importantes en los equilibrios ambientales, ya que la mayoría son carnívoros y se alimentan de especies consideradas plagas, como los pulgones, escamas, conchuelas y otros. Como otros coleópteros, se caracterizan por poseer las alas anteriores endurecidas, y estas suelen tener hermosos diseños. Dentro de los coleópteros, se caracterizan por su forma redondeada, pequeña, antenas y patas generalmente cortas, y algunos aspectos más ocultos como un aparato genital del macho muy característico.

 

-¿Cuántas especies hay en el mundo y cuántas se calculan para la Argentina? ¿Podría darse alguna estimación en número de especies para la región noroeste del país, es decir, las provincias  de Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Tucumán y Santiago del Estero?

En el mundo hay estimaciones de alrededor de 6000 especies, aunque no han sido revisadas modernamente, por lo que podrían hoy llegar a cerca de 7000. Para Argentina la información puede encontrarse en un trabajo denominado “Biodiversidad de Artropodos Argentinos”, en cuyo capítulo de coccinélidos se registran 160 especies para el país, que hoy en día deben elevarse en una media docena adicional. La falta de registros exactos y de revisión de colecciones adecuadamente identificadas, no permiten estimar las cantidades de especies por provincia, pero deben estar alrededor de 1/3 de las especies citadas del país para cada una de las provincias del norte, descendiendo hacia el sur.

 

-¿Cómo es la vida de estos insectos? ¿Cómo nacen y se desarrollan? ¿De qué se alimentan? ¿Cuáles son sus predadores?

Las mariquitas nacen de un huevo, que permanece dos o tres días antes de que nazca una pequeña larva, la cual de inmediato muestra su instinto carnívoro. Luego de tres mudas la larva crece y crece durante unos 20 o 30 días, al cabo de los cuales se transforma en una pupa, que representa un estado de inmovilidad. Luego de estar unos cinco días en estado de pupa, su cuerpo se disuelve y aparece un nuevo cuerpo, que se desarrolla a partir de ciertos grupos de células, que es la mariquita que conocemos. Esta rompe la pupa, y de inmediato empieza a comer y reproducirse. En estado adulto puede vivir desde dos meses hasta un año. Durante su adultez consume muchos pulgones, pudiendo llegar a comerse varios miles de éstos durante su vida. También puede comer cóccidos, escamas, conchuelas, mosquitas blancas y muchos otros pequeños insectos, convirtiéndose en un gran aliado de los agricultores. Algunas especies son vegetarianas, y al menos una de ellas es una plaga de los melones, zapallos y otras plantas. Finalmente, unas pocas especies se alimentan de hongos, que crecen como una capa blanca sobre las hojas. Las mariquitas tienen pocos predadores, debido a que están protegidos por sabores desagradables, químicos que los pájaros y otros insectos más grandes reconocen.

 

-¿Por qué estos insectos son queridas por la gente?

Históricamente las mariquitas han sido apreciadas por la gente, debido a que su aspecto colorido y sus patitas pequeñas y poco amenazantes les dan un aspecto inofensivo. Tanto es así que se la ha relacionado con la virgen María (en inglés se les dice “ladybirds” que se traduciría como “pajaritos de la virgen”) y figuran en muchas leyendas antiguas  y canciones para niños como portadoras de buena suerte.

 

-¿Cuál es la importancia que tienen como enemigos de algunas plagas?

Su importancia es primordial, tanto es así que en muchos países del mundo se reproducen masivamente para ser distribuidas en cultivos amenazados por plagas. En otros casos se traen especies del extranjero para que se aclimaten en el país y actúen como control de algunas plagas. Un caso emblemático es la Rodolia cardinalis, originaria de Australia, y hoy aclimatada en todo el mundo como predador de cochinillas acanaladas, plagas muy importantes sobre todo de los cítricos.

El entomólogo chileno Guillermo González ha dedicado muchos años de labor a conocer y estudiar la fauna de coccinélidos de Sudamérica – Fotografía: Gentileza de Guillermo González.

-¿Pero pueden ser ellos, los  coccinélidos, motivo también de preocupación en algunas ocasiones? Por ejemplo, hablo de especies exóticas sobre las cuales hay algunas noticias que debieran llamar a la reflexión.

Las especies exóticas ciertamente alteran los equilibrios naturales, lo que suele ser considerado un daño para el ambiente. Más aun, las especies exóticas exitosas son imposibles de erradicar (como los conejos y ratones). Una de las especies exóticas que más se ha estudiado es la Harmonia aryxidis, de origen asiático y hoy distribuida por todo el mundo, especialmente en América del Sur. Sin embargo, estas especies llevan a un nuevo equilibrio ecológico donde su presencia es importante, pero aún no se ha documentado que haya llevado a la extinción a alguna especie nativa. Hay mucha polémica respecto al peligro que representan estas especies, a las cuales debemos acostumbrarnos, ya que, una vez ingresadas, forman parte de nuestra fauna.

 

-¿Qué cosas se desconocen aún acerca de estos insectos?

Se desconocen muchos aspectos de las mariquitas. Uno de los más relevantes es el relacionado al conocimiento de las especies existentes, y, sirva como ejemplo, más de la mitad de las especies hoy conocidas lo han sido en los últimos 40 años. Por otra parte, de muchas de estas especies se desconoce básicamente todo; muchas veces son conocidas por un solo ejemplar, y nada sabemos de su distribución geográfica, sus variedades, su desarrollo y su comportamiento, en especial cuáles son sus presas. Otros aspectos interesantes para estudiar son la evolución de las mariquitas, cómo se relacionan con otros grupos de coleópteros, y cómo las diferentes especies están emparentadas entre sí.

 

-¿Cuántas especies se calcula que aún son desconocidas para la ciencia?

Actualmente se conocen poco más de un millón de especies de insectos.  Las estimaciones actuales de la cantidad de especies existentes en la Tierra han ido moderándose en los últimos años desde casi 50 millones a alrededor de 10 a 15 millones. Esto significa que el 90% de las especies aún ni siquiera han sido nombradas. Sin embargo, esto no es para todos los grupos igual, y siendo las mariquitas uno de los grupos mejor estudiados, estimo que la cantidad de especies de coccinélidos se debe en el futuro duplicar o quizás triplicar, pudiendo llegar a entre 15 y 20 mil especies.

 

DEJAR UN COMENTARIO