La pollona azul

0
262

EL RÁLIDO PRECIOSO

Por Elio Daniel Rodríguez

La pollona azul o polla sultana, Porphyrio martinica, es un ave que frecuenta los esteros y los bordes de las lagunas en donde pueda encontrar abundante vegetación acuática, resultando ideales para sus hábitos de vida, aquellas áreas que tienen vegetación emergente algo alta, que pueda ocultarla de potenciales depredadores o de miradas indiscretas y también vegetación flotante, sobre la que pueda desplazarse gracias a sus largos dedos.

Es muy caminadora y así se desplaza constantemente buscando su diario sustento, siendo bastante reacia a nadar y prefiriendo volar si es que tiene que atravesar un área de la laguna libre de vegetación para llegar a otro punto cubierto por plantas acuáticas. En estos cortos traslados, su vuelo es bajo y aparenta ser algo fatigoso. Nunca se interna en sitios de aguas abiertas y no es raro verla posada en arbustos.

Puede observársela solitaria o en parejas y en la región del valle de Lerma encontré parejas con pichones a fines del mes de marzo. Construye el nido entre la vegetación utilizando para ellos tallitos y hojas de plantas acuáticas, que corta y traslada con el pico. Los pichones están cubiertos casi enteramente de un plumón negro, las patas son de coloración amarillento-anaranjada y el pico, que es ancho en la base y aguzado en su extremo presenta la punta negra, una fina banda subterminal de color blanquecino, otra banda ancha negra en el centro y la base es rojizo-rosácea en la máxima y blancuzca en la mandíbula.

A nivel vernáculo, además de las denominaciones de pollona azul y polla sultana, también recibe los nombres de gallareta de patas amarillas, gallareta azul, gallineta azul, gallineta azulada, pollona de agua azul, pollona azul grande, yahaná celeste y verde, y otros.

La especie tiene una muy amplia distribución y se la encuentra desde el sur de los Estados Unidos hasta el centro de Argentina. En nuestro país está presente al este de la cordillera de los Andes desde el norte hasta las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y el área noreste de Buenos Aires. Además, puede llegar como accidental hasta las islas Georgias del Sur.

Se trata de un ave inconfundible por la belleza de sus colores. Cuando esta nerviosa, inquieta o asutada, levanta la cola exponiendo las subcaudales blancas.

Se alimenta de elementos vegetales y pequeños organismos acuáticos, y personalmente también la observé devorando –con notable deleite, lo que permitió que me acercara bastante– los restos de un ave muerta, en el interior de una laguna cubierta de vegetación.

Bibliografía:

De la Peña, Martín R. 2011. Diccionario de los nombres vulgares de las aves de Argentina. Serie Naturaleza, Conservación y Sociedad. Ediciones Biológica Nº 1.  Ediciones Biológica. Santa Fe.

De la Peña, Martín R. 2013. Citas, observaciones y distribución de aves argentinas (Edición ampliada). Serie Naturaleza, Conservación y Sociedad Nº 7. Ediciones Biológica. Santa Fe.

Narsky, Tito e Yzurieta, Darío. 2010. Guía de identificación de aves de Argetnina y Uruguay. 16ª edición. Vazquez Mazzini Editories. Buenos Aires.

Nores, Manuel e Yzurieta, Darío. 1980. Aves de ambientes acuáticos de Córdoba y centro de Argentina. Secretaría de Estado de Agricultura y Ganadería. Dirección de Caza, Pesca y Actividades Acuáticas. Córdoba.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here