La vizcacha serrana

115

♦ ADORADORA DEL SOL

♦ Por Néstor Jorge Samaniego

♦ Comentarios sobre taxonomía y distribución por Elio Daniel Rodríguez

♦ 16 – 06 – 2019

La cabeza de la vizcacha serrana (Lagidium viscacia) es, en proporción, algo pequeña, con unas orejas bastante largas, comparándolas con las de sus parientes. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

La llamada vizcacha serrana, chinchillón o ardilla de las rocas (Lagidium viscacia) es un ágil animal que ocupa, en lo que respecta al tamaño, el lugar intermedio entre sus otros parientes, la Chinchilla y la vizcacha chaqueña, alcanzando unos 40 cm entre la suma de la cabeza y el cuerpo, y unos 35 cm más para la cola.

Es de color marrón grisáceo, algo amarillento en los flancos y más claro en la zona ventral. Esta coloración la hace fácilmente confundible entre los roquedales en que vive, pareciendo una roca más. Súmase a este mimetismo, la costumbre de permanecer mucho tiempo inmóvil, particularmente cuando comienza a asomarse el sol. En esos momentos, la vizcacha se sienta de frente al sol como si estuviese adorándolo, permaneciendo en esta actitud bastante tiempo, para luego iniciar la habitual búsqueda de alimento.

Todo lo referido anteriormente, más lo escurridizas que son, hace que sea bastante difícil localizarlas entre las rocas, que es donde prefieren ubicar sus refugios los individuos de la colonia, pues son animales gregarios, característica común a sus demás parientes.

Cuando por cualquier motivo se asustan, escapan velozmente saltando de roca en roca, hasta desaparecer por alguna grieta.

Es poco lo que se conoce de la actividad reproductiva de este mamífero. Se dice que tiene una gestación de unos cuatro meses y medio y que pare un par de crías.

La cabeza es algo pequeña, con unas orejas bastante largas, comparándolas con las de sus parientes. También se destacan largas y abundantes vibrisas, que están siempre en movimiento. Los ojos son de color café y de tamaño mediano.

Los hábitos de la vizcacha serrana son completamente diurnos, comenzando al amanecer. Luego se toma un prolongado intermedio, para reanudar las actividades cerca del atardecer.

Los depredadores más peligrosos para la vizcacha serrana son el zorro, el hurón menor, el puma, los halcones y los búhos. La mayoría de estos depredadores las atacan en horas del crepúsculo.

Como ya fue mencionado, el color le resulta favorable para mimetizarse. Además, el tipo de pelaje algo lanoso, largo y abundante, e incluso de un diámetro muy fino, más una lanilla por debajo del largo, le resulta muy óptimo para contrarrestar las bajas temperaturas que suelen imperar aún en verano, durante las noches, debido a que la altura sobre el nivel del mar donde habita este mamífero no es menor a los 2000 m. Este pelaje se desprende con mucha facilidad al tacto, como lo afirman algunos autores, incluso en animales vivos.

Al observar de cerca un ejemplar se puede apreciar el gran desarrollo que alcanza el tren posterior, sobre todo el pie. Esto indica la buena adaptación para el salto, y como se sabe, la vizcacha hace muy buen uso de ello, particularmente al escapar de algún peligro. En las extremidades posee cuatro dedos. Las delanteras son bastante cortas y muy móviles para maniobrarlas, lo que se aprecia bien cuando se encuentra acicalándose.

Taxonómicamente aún hay indefiniciones en relación a la especie.  Ciertos autores consideran que Lagidium boxi es sinónimo de L. viscacia, pero otros la consideran especie plena. En lo concerniente a las subespecies, se han propuesto entre dos y quince; las más aceptadas para Argentina son L. v. boxi, L. v. famatinae, L. v. lockwoodi, L. v. moreni, L. v. pallipes, L. v. sarae, L. v. tucumanum, L. v. vulcani, L. v. tontalis y L. v. somuncurensis.

La distribución de la especie se extiende por el sur de Perú, oeste y sur de Bolivia, norte y centro de Chile y el oeste de Argentina hasta la provincia de Chubut.

El aspecto general y los sitios donde vive la vizcacha serrana (Lagidium viscacia) han motivado que otro de los nombres vulgares con el que se conoce a la especie sea el de “ardilla de las rocas”. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

Bibliografía:

– Bárquez, Rubén M.; Díaz Mónica & Ojeda, Ricardo A. 2006. Mamíferos de Argentina: sistemática y distribución. Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM). Tucumán.

– Canevari, Marcelo & Vaccaro, Olga. 2007. Guía de mamíferos dl sur de América del Sur. L.O.L.A. Buenos Aires.

– Samaniego, Jorge Néstor. 1997. Mamíferos del Noroeste (Parte II). Comisión Bicameral Examinadora de Obras de Autores Salteños. Salta.

DEJAR UN COMENTARIO