Trithrinax schizophylla var. biflabellata. Fotografía: R. Neumann.

♦ ESPECIES NATIVAS Y EXÓTICAS

♦ Por Lázaro Juan Novara1  y † Roberto A. Neumann2

♦ Existe la creencia de que Linné denominó a las palmeras con el nombre de «Principes” (Orden Principales) por la gran cantidad de caracteres superlativos en cuanto a formas y tamaños que presentan. Un ejemplo es la “palma de cera del Quindío”, Ceroxylon quindiuense (H. Karst.) H. Wendl.,  especie endémica que crece en Antioquia, al noroeste de Colombia, que, según dicen, pueden crecer hasta los 80 metros de altura, y vivir más de cien años. Se la designó como el árbol nacional de Colombia. O el caso del “janchicoco”, Parajubaea torallyi (Mart.) Burret, del Departamento de Chuquisaca, Bolivia, que además de ser imponente, se consume como palmito y sus frutos son comestibles.

Hay especies del género Lodoicea con hojas que alcanzan los 10 m de longitud, y en Raphia taedigera (Mart.) Mart., originaria de Madagascar, son de 10 a 15 m de largo por 8 m de ancho. También muy grandes, pero no tan gigantescas, son las de Oenocarpus distichus Mart., de Bolivia y Brasil, que llegan a los 5 m de longitud y poseen miríadas de pinnas.

La Lodoicea sechellarum Labill., de las Islas Seychelles, posee una de las semillas más grandes del Reino Vegetal, ya que llegan a 50 cm de diámetro y hasta 10 Kg de peso. Sobre el hábito de crecimiento e inflorescencias gigantescas de Corypha umbraculifera L., «palmera talipot», de Ceilán, es de desarrollo “hapaxante”, esto es, de crecimiento definido debido a que luego de más de 40 años forma una sola inflorescencia apical, ramificada, de dimensiones extraordinarias (hasta 14 m de altura y 12 m de ancho, con más de 100.000 flores y más de una tonelada de peso) y posteriormente muere.

La semilla más grande del mundo, de Lodoicea sechellarum, de hasta 10 Kg de peso. Fotografía: L. Novara.
La semilla más grande del mundo, de Lodoicea sechellarum, de hasta 10 kg de peso. Fotografía: L. Novara.

Algunas especies, como el “cocotero”, Cocos nucifera L., poseen algo excepcional: el endosperma de las semillas es líquido. Es muy interesante la dispersión de los frutos y semillas de esta especie que habita principalmente en playas junto al mar. Posee distribución hidrócora. Por las características de su  perisperma esclerificado y endosperma líquido, flota y es muy resistente por largo tiempo a la salinidad del agua de mar. Así se transportan enormes distancias por largo tiempo en las corrientes marinas, a tal punto que hoy no se conoce con exactitud el lugar de origen de esta interesante especie. Estas plantas forman bosquecillos puros y densos en playas arenosas al borde de la línea de marea. Son muy sensibles al mutuo contacto dentro de la comunidad, inclinándose hacia el exterior los individuos periféricos como tratando de evitar la proximidad entre ellos. De esta manera, los ejemplares externos del grupo se inclinan quedando casi acostados con la copa sobre el agua Al caer los frutos directamente al agua, quedan liberados a las corrientes marinas, donde pueden flotar durante varios años recorriendo todos los mares tropicales del mundo y germinando en alguna playa lejana cuando las condiciones le son propicias.

Estrategia de dispersión de frutos por corrientes marinas en Cocos nucifera mediante deformación de tallos por competencia mutua. Fotografía: R. Neumann.
Estrategia de dispersión de frutos por corrientes marinas en Cocos nucifera mediante deformación de tallos por competencia mutua. Fotografía: R. Neumann.

Otras tienen en sus frutos uno de los tejidos más duros de la naturaleza: de Phytelephas macrocarpa Ruiz & Pav. y de Coelococcus, de la Polinesia, se extrae el «marfil vegetal», utilizado en tornería, moldeados y antiguamente utilizados para la fabricación de botones.

Esos tamaños gigantescos han impedido realizar herborizaciones científicas metódicas y completas mediante los sistemas tradicionales de herbario. Su estudio depende de taxónomos especialistas de campo, que siempre han sido muy escasos. Y es por ello que se trata de uno de los grupos de plantas peor estudiados y más desconocidos de la naturaleza.

Esta familia vive en los trópicos y regiones templado-cálidas de todo el mundo, y está compuesta por unas 2.600-3.000 especies reunidas en casi 200 géneros. Están muy mal representadas en Argentina, donde hay solamente 7 u 8 géneros indígenas con unas 9-10 especies.

Obs.: Tanto Devoto & Rothkugel (1942) como Xifreda & Sanso (1996, 2020) citan erróneamente para Salta y Argentina a Bactris gasipaes Kunth [=Bactris insignis (Mart.) Baill.] Nunca la vimos en esta provincia ni encontramos ejemplares fehacientes de herbario que justifiquen aquí su inclusión. Según Balslev & Moraes (1989: 37) esta especie vive en Brasil, Paraguay y Bolivia (Dpto. Santa Cruz, Prov. Chiquitos) sin ingresar, hasta donde sabemos, a nuestro país. De acuerdo con José Molfino (1925: 242) el ejemplar que documentaba esta observación era “Prov. de Salta: Orán. Río Grande de Tarija (Algarrobito). Leg. Eduardo A. Holmberg. Noviembre 5 de 1902. N.V.: Chonta. Herbario del Ministerio de Agricultura”. Este ejemplar se perdió, hasta donde pudimos averiguar. Pero tanto por su nombre vulgar como por la localidad de recolección, se trataría de una mala determinación de nuestra bien conocida Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart. Otra especie de este género, Bactris anisitsii Barb. Rodr., que citaban Xifreda & Sanso (1996) para Formosa, la excluyeron posteriormente de la Argentina (Flora Conosur, 2020, on line).

En la provincia de Salta hasta ahora conocemos solamente 3 géneros indígenas con 4 especies y 2 variedades,  que describiremos aquí.

LAS ESPECIES DE PALMERAS SILVESTRES DE SALTA

Tal como decimos, muy mal representadas en Salta, no existen palmeras silvestres en el valle de Lerma y las de Salta son modestas, ya que no poseen cualidades tan extremas como las descriptas previamente. Una clave para reconocer los tres géneros silvestres de palmeras de la provincia de Salta es la siguiente:

A. Lámina foliar pinnada. Flores imperfectas. . . . . . . . . . . . . 1. Acrocomia

A’. Lámina foliar palmada. Flores hermafroditas, perfectas

B. Vaina foliar inerme. Pecíolo con bordes espinosos. . . . 2. Copernicia

B’. Vaina foliar con espinas. Pecíolo inerme. . . . . . . . . .            3. Trithrynax

  1. Acrocomia Mart.

Arbustos con tallo bajo y subterráneo, o bien árboles con estípite alto y erguido, inerme o espinoso, con la base de las hojas muertas persistentes. Hojas pinnadas, hasta 30, en el ápice del escapo formando una corona densa; raquis espinoso, folíolos linear-lanceolados, verde-glaucos, dispuestos irregularmente y extendidos en diferentes planos. Inflorescencias espinosas que nacen de las hojas. Flores imperfectas, dispuestas en una misma inflorescencia, las pistiladas en la base de las ramas floríferas y las estaminadas en el ápice. Frutos uniseminados, drupoides, globosos, a menudo grandes, amarillos o marrones. Semilla con cotiledón simple, endosperma ruminado.

Etimología: Del gr. akros: altura; kome: mechón, sugiriendo el mechón o corona de hojas a gran altura del suelo.

Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart.

=Acrocomia totai Mart., = Acrocomia chunta Covas & Ragonese, = Cocos aculeata Jacq.

Árbol diclino-monoico de (5-) 8-12 (-15) m alt. Estípite solitario, a veces algo ventricoso, de hasta 40 cm de diám., desnudo, liso o con nudos poco o nada marcados, entrenudos de 8-15 cm, inerme o con espinas dispersas, rectas, rígidas y aplanadas, de 1-12 cm, color marrón oscuro, dispersas en el tallo. Hojas pinnadas con raquis espinoso, de 1,5-3,5 m de long., pecíolo y raquis inermes o espinosos, ensanchado en una vaina hacia la base, de hasta 1 m de long., folíolos de 50-70 cm. Inflorescencias 3.4, inferiores, péndulas, de hasta 1,5 m de long., con pedúnculo elongado, bráctea basal leñosa, espinosa, protegiendo racimos de ramas terminales espiciformes, con 4-20 flores pistiladas hundidas en cavidades de las espigas. Sépalos ovados, de 3-4 mm long. Pétalos 8-10 mm. Frutos esféricos, de 2,5-3,5 (4,0) cm con sépalos persistentes en la base, comprimidos y con un breve mucrón de 1-2 mm en el ápice, con pericarpo liso, coriáceo-crustáceo, color amarillo, ámbar o marrón amarillento. Semilla globosa de hasta 1,5 cm, episperma durísimo.

En Bolivia, esta especie ocupa la Selva Pedemontana en los Departamentos Tarija y Chuquisaca, hasta los bosques secos y sabanas de Santa Cruz y del Beni. Distribución muy restringida en la Argentina, es endémica de Salta, en lugares con heladas en menos del 50% de los años. Ocupa un área menor a 5000 ha. en el extremo septentrional del Departamento Orán, sobre la Ruta Nac. 50, entre el Río Pescado y Aguas Blancas. Hay otra zona muy reducida en el Dpto. Gral. San Martín, entre el río Grande de Tarija y el pedemonte de las Sierras del Alto del Río Seco o Cumbres de San Antonio.

Nombres vulgares: “Chonta”, “chunta”, “chontal”, “palma”.

Obs.: En las áreas planas del norte de Salta está seriamente amenazada por desmontes para la agricultura intensiva bajo riego. El mayor peligro para su supervivencia es la falta de dispersores naturales, ya que esta especie coevolucionó con la fauna de herbívoros extintos del Pleistoceno. Los frutos pesados se acumulan al pie de los ejemplares silvestres y no germinan. La introducción hace más de 50 años de Megathyrsus maximus (Jacq,) B.K. Simon & S.W, Jacobs, “pasto elefante” y sus incendios reiterados en ambientes de Selva Pedemontana producen alta mortandad de plántulas, que también pueden ser eliminadas por herbívoros domésticos y nativos. El follaje se daña a – 4º C.

Usos: Actualmente se cultiva como ornamental en varias ciudades del subtrópico de Salta. En la ciudad Capital, a 1200 m s.m., en Bº Tres Cerritos, existían 3 ejemplares cultivados desde hace unos 30 años y en muy buenas condiciones de crecimiento a pesar de las fuertes heladas que ocurrieron en este período. Otro ejemplar existía hasta hace poco en el Bº San Francisco. Hay una cita de R. Martínez Crovetto3  sobre ejemplares de esta especie cultivados en la ciudad de Orán en 1946: “Para adorno y aprovechamiento de sus frutos, que son comestibles y muy apreciados”. En la ciudad de Salta, con las semillas serruchadas se confeccionan anillos artesanales que son usados solamente por niños, por su reducido diámetro. Para fines ornamentales debería difundirse la forma inermis, que carece totalmente de espinas en su tronco.

1. Acrocomia aculeata. Fotografía: L. Novara.
1. Acrocomia aculeata. Fotografía: L. Novara.
  1. Copernicia Mart. ex Endl.

Arbustos o árboles con tallos bajos o altos, solitarios o agrupados de a varios, desnudos casi hasta el ápice. Hojas hasta 30-40, con vaina formada por fibras reticuladas inermes, pecíolo variable,  corto o alargado, con los márgenes armados con espinas curvadas, a veces con una lígula prominente en la unión de la lámina con el pecíolo; lámina foliar palmada, de contorno circular u orbicular, a veces cerosas en el envés, lacinias numerosas. Inflorescencia naciendo entre las hojas y a menudo excediéndolas, con ramas hasta de 6 órdenes; brácteas muy variables, tubulosas o cerdosas. Flores perfectas. Estambres 6, carpelos 3, soldados. Fruto globoso u ovoide, 1-seminado, negro a la madurez. Semilla con endosperma ruminado, embrión con cotiledón simple.

Alrededor de 30 especies, la mayoría de ellas cubanas, solamente 3 en Sudamérica (Henderson & al. 1995). Una sola en la Argentina.

Etimología: En homenaje al astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1472-1543)

Copernicia alba Morong

=Copernicia australis Becc., = Copernicia australis Becc. var. alba, = Copernicia australis Becc. var. nigra, = Copernicia cerífera Mart., p.p.,= Copernicia chacoana Rojas Acosta, nom. superfl., = Copernicia rubra Morong, = Copernicia nigra Morong ex Becc., nom. nud., = Coryphomia tectorum Rojas Acosta, = Copernicia ramulosa Burret, (Sinonimia de Xifreda, C. C. & A. M. Sanso. 2020. On line).

Árbol con estípite simple de (8-) 10-18 (-30) m alt., parcial o totalmente cubierto por las bases peciolares persistentes, Hojas con pecíolo alargado, con espinas gruesas y recurvadas en los márgenes, de 1,5 cm de long., lámina palmada, de 40-70 cm de long., compuesta por 30-50 lacinias glaucas, bífidas, no punzantes. Con varias inflorescencias interfoliares, con pedúnculos que exceden a la corona foliar, con varias brácteas pedunculares membranáceas, poco desarrolladas. Flores perfectas. Frutos subglobosos, carnosos, negros, de 1,5 a 2 cm de diámetro.

Región chaqueña de Bolivia, Paraguay y Brasil. En Argentina es nativa de Formosa, Chaco, Corrientes, Santiago del Estero y Santa Fe. En Jujuy y Salta vive en bosques xerófitos del Chaco Semiárido, donde está asociada a la cercanía de napas freáticas de agua dulce. Se halla además en la facie más seca de la Selva Pedemontana con precipitaciones de 550 a 850 mm anuales y heladas en el 100% de los años. En Salta crece en áreas aisladas y reducidas de los dptos. Orán, San Martín, Rivadavia Banda Norte, Rivadavia Banda Sur y Anta.

Nombres vulgares: En Salta: “Palma blanca”, “palma colorada”, “palma negra” (según la creciente acumulación de taninos en el estípite de acuerdo con la edad). En Formosa y Chaco: “Carandá”, “caranday”.

Obs.: Su supervivencia está amenazada principalmente por ramoneo de juveniles por ganado mayor y menor, y en menor medida por aprovechamiento forestal para construcciones rústicas. Es resistente al fuego cuando supera los 2-3 m de alt. El follaje se daña a -5º C.

Usos: Escasamente usada como ornamental en el NOA y antiguamente muy explotada por sus troncos para postes telefónicos y tejas de techos. Sus hojas se usan para techar ranchos y quinchos, para lo cual existe la mala costumbre de talar los árboles en vez de podar parcialmente el follaje. Los frutos, ricos en almidón y azúcares, se fermentan para preparar aloja. Los ápices y primordios foliares se consumen crudos, asados o secos y rallados.

2. Copernicia alba. Fotografía: L. Novara.
2. Copernicia alba. Fotografía: L. Novara.
  1. Trithrinax Mart.

Árboles medianos o pequeños, con estípites solitarios o agrupados de a varios. Hojas aglomeradas persistentes, indehiscentes, formando un vestido o cobertura de hojas muertas que cubren el tallo hacia la base y que suele faltar por incendios en ejemplares viejos. Vaina foliar con fibras que forman un retículo abierto y anastomosado en espinas rígidas y punzantes; pecíolo largo, con márgenes enteros, inermes; lámina rígida, flabelada, laciniada. Inflorescencias axilares de las hojas superiores emergiendo de una espata navicular, membranosa. Flores perfectas, actinomorfas, glabras. Sépalos 3, soldados hasta más de la mitad de su longitud. Pétalos 3, libres, imbricados y muy variables en forma y tamaño, prefloración contorta o imbricada. Estambres 6, exsertos de la corola, anteras versátiles, ditécicas, dehiscencia longitudinal introrsa. Carpelos 3, libres, cada uno con un lóculo y un ovulo, estilo largo, de los cuales 2 abortan y 1 prospera en una drupa esférica, raro elipsoide con perianto persistente. Semillas globosas con endosperma córneo, ruminado.

Pequeño género austro-sudamericano que llega hasta el centro de la Argentina y Uruguay. En este trabajo aceptamos 2 especies, una con 2 variedades para Salta.

Etimología: Del griego Tri: tres, thrinax: tenedor; tres dientes, tridente, haciendo referencia a la forma de las espinas de la vaina foliar (Henderson & al. 1995). Hay autores que consideran thrinax: abanico, en alusión a la lámina foliar (Dimitri, 1972). Otros, por fin, aluden “tridente” por el “cáliz 3-partido, corola con 3 pétalos y gineceo con 3 carpelos (Reitz, 1974).

Usos: Más allá de los usos citados para cada especie, todas ellas deberían ser cultivadas para ornamento.

A. Hojas jóvenes con lámina densamente velutino-tomentosas en la haz. Lacinias 30-40, bífidas y hendidas hasta no más de 10 cm de profundidad

  1. Trithrinax campestris

A’. Hojas siempre glabras, con unas 25 lacinias divididas a más de 10 cm de profundidad

  1. Trithrinax schizophylla

B. Lacinias hendidas hasta menos de la mitad de su longitud. Inflorescencia con ramas extendidas. . . . . . . . . . . . . . . 2.a. T. schizophylla var. schizophyla

B’ Lacinias hendidas a más de la mitad de su longitud. Inflorescencia con ramas arqueadas. . . . . . . . . . . . . . . .                2.b. T. schizophylla var. biflabellata

  1. Trithrinax campestris (Burmeist.) Drude & Griseb.

=Chamaethrinax hookeriana H. Wendl. & Pfister, Beitrag. Vergl. Anat. Sabaleen, 46, 50. 1891,  = Copernicia campestris Burmeist. Reise durch die La Plata-Staaten 2: 48.1861.

Árbol con uno a varios estípites de 2-5 (-8) m alt. y 10-20 cm de diám., revestidos con los restos de las hojas viejas grisáceas, fibras de las vainas densas y con espinas de 10-15 cm; pecíolo aplanado, inerme, de (39-) 40-60 (-80) cm de long.; lámina foliar de 40-80 cm de long., muy rígida y punzante, con tomento seríceo en la cara superior cuando joven, glabrescente en la inferior, segmentos 20-30, hendidos y bífidos, coriáceos, rígidos, lígula en la unión con el pecíolo de sección triangular. Espádice de 50 cm de long. con espata basal tubulosa. Flores muy numerosas, de ca. 1 cm long. Sépalos triangulares de 3-4 mm long., pétalos oblongos, escamosos, de 3-5 mm; estambres 6, exsertos, filamentos filiformes, libres, de 8 mm de long., anteras lineal oblonga, de 2-3 mm. Carpelos de 3-4 mm. Fruto esférico, pardo amarillento, de 15-20 mm de diám.

Brasil, Paraguay y Uruguay. Norte y centro de la Argentina, en las provincias de Formosa, Chaco, Tucumán, Santiago del Estero, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, San Luis. Muy escasa en Chaco Serrano y de llanura en los departamentos de La Candelaria y por el viejo camino de Rosario de la Frontera a El Tala, en Salta.

Nombres vulgares: “Palma”, “caranda”, “caranday”.

Obs.: Se reproduce por semillas e hijuelos.

Obs.: En Salta su futuro está comprometido por su escasa frecuencia, ramoneo de ejemplares juveniles por ganado mayor y menor, y en menor medida por incendios intencionales de bosques y campos. El follaje se daña a –8º C.

Obs.: Con la fibra de las hojas, mezcladas con las del yute, se fabricaban cabos y cuerdas. También sogas para suelas de alpargatas. De su celulosa, junto con la del bagazo de la caña de azúcar, para la fabricación de cartones lisos y corrugados. El “crin vegetal” se usaba como estopa en tapicería y la fibra mezclada con yute, en la confección de colchonetas, colchones y alfombras. La fibra prensada se usaba en placas aisladoras y aglomerados con yeso, para tabiques y placas para obras civiles. Estos usos en tapicería y construcción casi han desaparecido por su reemplazo con materiales sintetizados del petróleo, como la goma espuma y el telgopor. Con sus espinas y con las láminas foliares se fabrican artesanías regionales, escobas y abanicos. Un detallado estudio sobre el aprovechamiento e industrialización paratextil de esta especie lo brinda Luna Ercilla (1977).

  1. a. Trithrinax schizophylla Drude var. schizophylla

= Diodosperma burity H. Wendl.

Árbol con tronco generalmente simple, solitario, de hasta 6 m alt. y 20 cm de diám., cubiertos por las bases de los pecíolos. Fibras de las vainas color marrón oscuro, y espinas largas y negras. Lámina foliar con lacinias divididas hasta más de la mitad del limbo, color gris verdoso, con pecíolos largos provistos de espinas ganchudas. Flores pequeñas, numerosas. Fruto globoso, color amarillo-verdoso, de 8 mm de diám.

Bolivia y Brasil. En Argentina crece en Jujuy y Catamarca. En Salta es nativa de bosques secos de la Selva Pedemontana y Chaco Serrano en áreas muy reducidas de los Dptos. de Orán y Rosario de la Frontera.

Nombres vulgares: En Argentina: “carandillo”, “palma”. En Bolivia: “acuma”, “acumaco”,

Obs.: En Salta su futuro está muy comprometido por su escasa frecuencia, ramoneo de juveniles por ganado mayor y menor, y en menor medida por incendios intencionales de bosques  campos. El follaje se daña a – 8º C.

Usos: Comenta Luna Ercilla (1977) que esta especie carece de las cualidades industriales señaladas para T. campestris. Sus hojas se usan localmente para la confección de sombreros artesanales y la hoja completa para el techado de ranchos y quinchos. Para ello talan los árboles en vez de realizar el corte parcial del follaje.

  1. b. Trthrinax schizophylla Drude var. biflabellata (Barb. Rodr.) Cano & F.W. Stauffer

=Trithrinax biflabellata Barb. Rodr. Palm. Nov. Parag. 2. Sin Fecha.

Arbolito con estípites erectos, simples o agrupados de a pocos, de 2-5 m alt. y 5-7 cm de diám. Vainas foliares con fibras color marrón, de 20-25 cm de lat. y espinas marginales largas y negras de 5-15 cm; lámina foliar fibroso-coriácea, hendida casi hasta la base en unas 25 lacinias lineares, profundamente bífidas y con ápice punzante, de hasta 1,2 m de long. Pecíolos de 60-80 cm de long. Inflorescencia delgada, ramoso-divaricada, de 50-60 cm de long., protegidas por brácteas espatáceas tubulosas e imbricadas. Flores muy numerosas, de 8-12 mm de long. Drupa esférica, de 15-20 mm, con sépalos y pétalos persistentes en la base. Semilla con tegumento estriado.

Trithrinax schizophylla var. biflabellata. Fotografía: R. Neumann.
Trithrinax schizophylla var. biflabellata. Fotografía: R. Neumann.

En Salta es nativa de la facie seca de la Selva Pedemontana y Chaco Serrano en los dptos. de Orán y San Martín. También hallada en Taco Pozo (Chaco) y en el borde oriental de Salta Forestal, cerca de Joaquín V. González.

Nombres vulgares: “carandillo”, “palma chica”.

Obs.: En Salta su futuro está comprometido por su escasa frecuencia, ramoneo de juveniles por ganado mayor y menor, y en menos medida por incendios intencionales de bosques y campos. El follaje se daña a –8º C.

Usos: Dice P. Arenas4 que en Paraguay los primordios foliares se consumen hervidos luego de cambiar reiteradamente el agua para que desaparezca el sabor amargo que poseen. Las espinas de las vainas foliares para fabricar peines. Las hojas para fabricar escobas, sombreros y pantallas. También para preparar antorchas durante las cacerías nocturnas.

LAS ESPECIES DE PALMERAS CULTIVADAS EN SALTA

Como palmeras cultivadas para ornamento, en Salta hemos encontrado hasta ahora las siguientes especies exóticas:

Archontophoenix cunninghamiana (Wendl.)Wendl.:Gral. Güemes, Orán, Metán. Excepcional en la ciudad de Salta. Fotografía: L. Novara.
Archontophoenix cunninghamiana (Wendl.)Wendl.:Gral. Güemes, Orán, Metán. Excepcional en la ciudad de Salta. Fotografía: L. Novara.
Livistona australis (R. Br.) Mart.: De hojas péndulas. Muy poco común en plazas y parques. Fotografía. L. Novara.
Livistona australis (R. Br.) Mart.: De hojas péndulas. Muy poco común en plazas y parques. Fotografía. L. Novara.
Phoenix canariensis Wildpret: Junto con Trachycarpus y con Washingtonia robusta, son las tres palmeras que más se cultivan en la ciudad de Salta. Fotografía: L. Novara.
Phoenix canariensis Wildpret: Junto con Trachycarpus y con Washingtonia robusta, son las tres palmeras que más se cultivan en la ciudad de Salta. Fotografía: L. Novara.
Phoenix dactylifera L.: Existe un solo ejemplar cultivado en la plaza detrás de la Legislatura (calles Leguizamón, Rivadavia y Zuviría). Fotografía: L. Novara.
Phoenix dactylifera L.: Existe un solo ejemplar cultivado en la plaza detrás de la Legislatura (calles Leguizamón, Rivadavia y Zuviría). Fotografía: L. Novara.
Phoenix reclinata Jacq.: Poco cultivada, hay un ejemplar en la Plaza Güemes frente a la Legislatura. Fotografía: L. Novara.
Phoenix reclinata Jacq.: Poco cultivada, hay un ejemplar en la Plaza Güemes frente a la Legislatura. Fotografía: L. Novara.

Phoenix roebelenii O’Brien: Arbusto muy poco cultivado en canteros y macetas.

Trachycarpus fortunei (Hook.) H. Wendl.: Arbolito esbelto con estípite delgado, muy cultivado en plazas, parques y jardines de la ciudad. Fotografía: L. Novara.
Trachycarpus fortunei (Hook.) H. Wendl.: Arbolito esbelto con estípite delgado, muy cultivado en plazas, parques y jardines de la ciudad. Fotografía: L. Novara.
Washingtonia filifera (Linden ex André) H. Wendl.: Mucho menos frecuente que Washingtonia robusta. Muy pocos individuos cultivados en la ciudad. Fotografía: L. Novara.
Washingtonia filifera (Linden ex André) H. Wendl.: Mucho menos frecuente que Washingtonia robusta. Muy pocos individuos cultivados en la ciudad. Fotografía: L. Novara.
Washingtonia robusta H. Wendl.: Es la palmera de mayor altura que se cultiva en parques y plazas de Salta. Fotografía: L. Novara.
Washingtonia robusta H. Wendl.: Es la palmera de mayor altura que se cultiva en parques y plazas de Salta. Fotografía: L. Novara.

Bibliografía:

– Arbo, M. M. 1974 El polen de las palmeras argentinas. Bonplandia 3: 172-192.

Bailey, L. H. 1941. Acrocomia. Gentes Herb. 4: 420-476.

Balslev, H. & M. Moraes. 1989. Sinopsis de las palmeras de Bolivia. AAU Reports 20: 1-107.

Borchenius, F., H. B. Pedersen & H. Balslev. 1998. Manual to the Palms of Ecuador. AAU Reports 37: 1-217.

Buyer, K. 1992. Palms and Cycads beyon the Tropics.1 vol. 150 pp. Fund. Palms and Cycads Societies of Australia.

Cano, A., M. Perret, M. & F. W. Stauffer, 2013. A revision of the genus Trithrinax (Cryosophileae, Coryphoideae, Arecaceae) Phytotaxa 136: 1-53.

– Castellanos, A. 1926. Distribución de la palma Trithrinaxcampestris. Anales Mus. Nac. Hist. Nat. Bernardino Rivadavia 34: 37-43.

Covas, G. & A. Ragonese. 1941. Las palmeras argentinas del género Acrocomia. RevistaArgent. Agron. 8 (1): 1-7.

Dahlgren, B. E. & S. F. Glassman. 1961. A revision of the genus CoperniciaI. South American species. Gentes Herb. 9: 1-40.

De Gut, E. B. 1964. Hojas de palmeras flabeladas argentinas. Anatomía foliar, análisis químico y técnica de desfibrilado y características de sus fibras. Revista de Investig. Agropec. Ser. 2, 1 (8): 1-132, f. 1-19.

De Gut, E. B. 1970. La presencia de estegmatas en las hojas de palmeras flabeladas argentinas. Bolet. Soc.Argent. Botan. 13: 209-212.

Del Cañizo Perate, J. A. 2011. Palmeras, todos los géneros y 565 especies, 3ª Ed, 1 Vol. 1180 pp. Ed. Mundi-Prensa. Madrid.

Devoto, F. E. & M. Rothkugel. 1942. Indice de la flora leñosa argentina. Minist. deAgricult. Dirección de Propaganda y Publicaciones. Miscelánea 140: 1-183.

Digilio, A. P. & P. R. Legname. 1966. Los árboles indígenas de la Provincia de Tucumán. Opera Lilloana 15, f. 2.Instit. Miguel Lillo. Tucumán.

Dimitri, M. J. 1972. Encicloped.Argent.deAgricult. yJardin.Ed. 2, Vol. 1: I-XX, 1-1028. Ed. Acme S,A,C,I. Bs. As.

Drude, O. 1889. Palmae, in A. Engler U. K. Prantl, Die Nat. Pflanzenfam. 2 (3): 1-93. Leipzig.

Hauman, L. 1919. Las palmeras de la Flora Argentina. Physis 4: 602-608.

Henderson, A. 1995. The  Palms of the Amazon. 1 vol. 362 pp. Oxford Univ. Press. New York.

Henderson, A., G.Galeano& R. Bernal. 1995. Palms of the Americas. 1 vol. 362 pp. + 64 pl. Princeton Univ. Press. New Jersey.-Lorenzi, H. & al. 1996. Palmeiras no Brasil, nativas e exóticas, 1 vol. 320 pp. Ed. Plantarum Ltda. Brasil.-Luna Ercilla, C. A. 1977. Plantas textiles indígenas, en W. F. Kugler (Dir.) Encicloped. Argent. Agric. yJardin. 2ª ed., Tomo II, Fasc. 18-2: 45-49.-Maldonado de Magnano, S. 1973. Trithrinaxcampestris (Palmae). Inflorescencias y flores con especial referencia al gineceo. Kurtziana 7: 137-152.

Molfino, J. 1925. Monocotiledóneas nuevas para la Argentina. Physis 6: 152-154.

Moore, H.E. 1973. The major groups of palms and their distribution.Gentes Herb. 11 (2): 27-141.

Moraes, R. M. 1989. Ecología y formas de vida de las palmas bolivianas. Ecol. en Bolivia 13: 33-45.

Moraes, R. M. 1990. Claves preliminares para las subfamilias y géneros nativos de palmeras nativas de Bolivia. Mus. Nac. Hist. Nat. (Bolivia) Comunicac. 10: 19-21.

Moraes, R. M. 1993. Guía de árboles de Bolivia: 612-628. Herb. Nac. de Bolivia y Missouri Botan. Gard.

Moraes, R. M. 1996.  Diversity and distribution of palms in BoliviaPrincipes 40 (2): 75-85.

Pingitore, E. 1978. Revisión de las especies de Trithrinax. Revista Inst. Munic. Botán. 4: 95-109.

Ragonese, A. E. & G.Covas. 1942. Flora de la provincia de Santa Fe. Las palmeras. Darwiniana 4 (2-3): 285-302.

Reitz, R. 1974. Fl. Ilustr. Catarinense I. Fasc. PALM : 1-189. Itajaí. Brasil.

Tortosa, R. & A. Bártoli. 2000. Palmeras cultivadas en Buenos Aires. 1 vol. 24 pp. Ed. LOLA. Bs. As.

Uhl, N. W. & J. Dreansfield. 1987. Genera Plantarum. A classification of the palm based on the work of Harold E. Moore Jr. The Bailey Hortorium and The International Palm. Society. Allen Press. Lawrence. Kansas.

Xifreda, C. C. & A. M. Sanso. 1996. Arecaceae, en F. Zuloaga & O. Morrone (Ed.) Catálogo de las Plantas Vasculares de la República Argentina. Vol. 1. Pteridophyta, Gymnospermae y Angiospermae (Monocotyledoneae). Monogr. inSystematicBotany. Missouri Bot. Gard, 60: 104-106.

Xifreda, C. C. & A. M. Sanso. 2020. en F. Zuloaga & O. Morrone (Eds.) Flora del Conosur. On line.http://www.darwin.edu.ar/Proyectos/FloraArgentina

Notas:

1 25 de Mayo 854. 4400 Salta, Argentina. novaraljp@gmail.com

2 Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (I.N.T.A) E.E.A. Cerrillos. Salta. Argentina.

3 Notas sobre plantas indígenas cultivadas en la Argentina. Revista Investig. Agric. 2 (3): 103. 1948.

4 Etnobotánica Lengua-Maskoy: 131. 1981.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here