Melisa o toronjil

173
Melisa o toronjil, Melissa officinalis. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

♦ LA HIERBA DE LA TRANQUILIDAD

♦ Por Elio Daniel Rodríguez

♦ 26 – 01 – 2020

 “La virtud de la melisa consiste en alegrar el ánimo. Ayuda a los estómagos fríos y húmedos, promueve la digestión, abre las opilaciones del cerebro y auxilia contra las debilidades del corazón que impiden el sueño. Calma las palpitaciones, las preocupaciones desmedidas, la imaginación exaltada, y las fantasías producidas por los humores melancólicos y la flema adusta”

(Serapión)

Otros nombres comunes:

Toronjil, cedrón, hoja de limón, menta melisa, cedrón, limoncillo, verde-limón, hierba limón, citronela.

Algo más sobre los nombres comunes de la melisa:

En inglés se la llama lemon balm o simplemente balm, lo que se traduce como bálsamo de limón o bálsamo, en referencia a sus conocidas propiedades tranquilizantes.

Nombre científico:

Melissa officinalis L.

Familia:

Lamiaceae.

Origen:

Europa (región mediterránea) y Asia occidental.

Descripción:

Planta herbácea. Perenne. Los tallos herbáceos tienen hábito rastrero pero la planta puede alcanzar una altura de hasta cerca de un metro de altura. Dentro de la especie Melissa officinalis, a una variedad que alcanza el mayor tamaño algunos autores le han dado rango de subespecie: M. o. altssima. Los tallos, ligeramente lignificados en la base son cuadrangulares. Las hojas, son opuestas, ovadas, dentadas y con aroma que recuerda al del limón. Flores con corolas blancas a rosadas.

Floración:

En verano y otoño.

Clima:

Templado a templado cálido. La afectan las heladas y los fríos intensos. Esta más a gusto en condiciones de semi sombra que bajo el sol directo. Si se planta bajo la luz directa del sol en las horas más calurosas del día deberá poner mucha atención en regarse con mayor frecuencia.

Suelo:

No es una planta demasiado exigente en cuanto a suelo, pero prefiere los suelos profundos y bien drenados.

Cultivo:

Puede realizarse en el suelo pero podría ser más conveniente en cantero o maceta, ya que la planta tenderá a propagarse de manera horizontal ocupando todo el espacio que le sea posible.

Recolección:

Se cosecha antes de la floración. Su desecación, a la sombra y en ambiente aireado, es rápida. Para esencia puede cosecharse hasta el comienzo de la floración. Más tarde la planta tendrá un aroma desagradable.

Virtudes atribuídas:

Se considera a la melisa una hierba eficaz en el tratamiento contra la ansiedad, los cuadros leves de depresión, el insomnio, la irritabilidad y el desasosiego. Brinda alivio cuando se siente nerviosismo y se dice de ella que es una aliada contra las palpitaciones de origen nervioso, calmando el corazón. Se usa también en los casos en que los nervios afecten la función digestiva, aliviando cuadros de indigestión, náuseas, acidez, hinchazón y cólicos. Es carminativa, ya que facilita la expulsión de gases. Es antiviral.

Otros usos tradicionales:

Mal aliento: Se mastica una hoja fresca después de las comidas.

Picadura de insectos: Se aplica la planta machacada sobre la picadura.

Infecciones por Herpes: Se procede igual que con las picaduras de insectos.

Encías delicadas: Se realizan enjuagues bucales con te de melissa.

Precauciones:

En caso de hipotiroidismo, antes de consumir melisa consultar al profesional médico.

Curiosidades:

Ramón Morales (1997) cuenta que la melisa o toronjil se usa para elaborar el “agua de melisa”, «agua de toronjil», «melisana» o “agua del Carmen”. Este último nombre se debe al hecho de que era elaborada en los monasterios de los Carmelitas Descalzos, en París, desde comienzos del siglo XVII. Esta agua de melisa se obtiene dejando macerar melisa fresca en un buen vino. A esto se agrega cáscara de limón, canela, nuez moscada, cilantro y clavo. Se la usa por su acción sedante y para combatir crisis nerviosas y ansiedades.

¿Cómo consumir la melisa?

La manera más común de consumir melisa es en infusión. Para ello se utiliza una cucharadita de hierbas por cada taza de agua.  Se vierte el agua caliente sobre la hierba y se deja reposar 8 a 10 minutos aproximadamente.

Melisa o toronjil, Melissa officinalis. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.
Melisa o toronjil, Melissa officinalis. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

Bibliografía:

– Cáceres, María Stella A. & Machaín Singer, Marta. 2001. MANUAL DE USO DE HIERBAS MEDICINALES DEL PARAGUAY. Proyecto Paraguay: Farmacopea tradicional, patrimonio cultural y estrategia de desarrollo. Fundación Celestina Pérez de Almada / UNESCO. Paraguay. En línea en: http://portal.unesco.org/en/file_download.php/c9010dd7f603adeb359ff68830c3c978hierbasmedicinales.pdf

– Font Quer, Pio. 1993. PLANTAS MEDICINALES: EL DIOSCÓRIDES RENOVADO. Zaragoza.

– Morales, Ramón. 1997 (septiembre). LA MELISA O TORONJIL. Revista Quercus. Nº 139. En línea en: http://www.rjb.csic.es/jardinbotanico/ficheros/documentos/pdf/pubinv/RMV/183QUERCUS.pdf

DEJAR UN COMENTARIO