Semblanza de un gran trepador

199

EL TREPADOR GIGANTE

Por Elio Daniel Rodríguez

♦ 27 – 04 – 2019

El trepador gigante, Xiphocolaptes major, tiene el pico grande, robusto, de coloración marfil y algo curvado. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

De un carácter no muy tímido y de un tamaño que llega a los 30 cm, el trepador gigante llama inmediatamente la atención de quien tiene la suerte de observarlo en su hábitat. Es, por cierto, bastante llamativo pero nunca es muy numeroso, lo que sumado al hecho de que posee territorios muy extensos, hace que el encontrarlo no sea demasiado frecuente. Tiene el pico grande, robusto, de coloración marfil y algo curvado. La coloración general es rufo-castaña, siendo la cabeza más clara y pardusca, aunque con las plumas auriculares también rufo-castañas, el área loral y periocular son oscuros, y en la parte superior del pecho posee finas estrías blanquecinas.

Hasta hace algún tiempo se lo clasificaba como integrante de la familia Dendrocolaptidae, pero actualmente este taxón se ha fusionado con Furnariidae. La controversia acerca de si los dendrocoláptidos y los furnáridos son familias diferentes o deben ser tratados como subfamilias de una misma familia data de muchos años atrás. En 2004 se aprobó la propuesta 132, y el South American Classification Committee (SACC) decidió tratar a estas aves como una sola familia, Furnariidae, con lo que los dendrocoláptidos dejaron de serlo para pasar a ser considerados como furnáridos. Si esta fusión es correcta, el trepador gigante resultaría ser el furnárido de mayor tamaño.

La denominación científica de la especie deriva de los términos griegos Xhipos, que quiere decir espada, y Kolaptes, equivalente a cincelador, término del que también procede el nombre del género al que pertencen varios pájaros carpinteros. En tanto, major procede del latín maior, que significa mayor. Traducido, su nombre completo significaría algo así como “cincelador de la espada más grande”, en clara referencia al poderoso pico claro con el que busca su alimento en el suelo o en los árboles, con actitudes y acciones que son semejantes a las de los pájaros carpinteros, como bien lo señalo Wetmore (1926).

El trepador gigante, Xiphocolaptes major, es un ave llamativa por su tamaño y comportamiento, pero nunca es muy numeroso. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

Cuatro son las subespecies: Xiphocolaptes major major se distribuye desde Paraguay al norte de Argentina, encontrándoselo desde las provincias de Jujuy, Salta y Formosa hasta el norte de Santa Fe, Córdoba y Catamarca. X. m. castaneus habita el norte, centro y este de Bolivia, el suroeste de Brasil (Mato Grosso do Sul) sureste de Jujuy y el norte de Salta. X. c. estebani habita la provincia de Tucumán; por último, X. c. remoratus puede ser encontrado en el suroeste de Mato Grosso. En lo concerniente al hábitat, he podido observar que, aunque el trepador gigante es un ave asociada fundamentalmente a los bosques secos de tipo chaqueño, también es posible verlo en sitios húmedos con elementos propios de las selvas y hasta en los bosques maduros de Selva Tucumano-Boliviana.

Esta ave se alimenta comúnmente de invertebrados, pero también fue observada depredando ofidios, anfibios, huevos y pichones de aves y hasta mamíferos del orden de los quirópteros (Salvador y Bodratti, 2013; Bodratti, 2203). Incluso, algunas observaciones realizadas permiten especular que, tal vez, los trepadores gigantes puedan alimentar a sus propios pichones, al menos en grados de desarrollo avanzado, con crías de otras aves y con pequeñas culebras (Bodratti, 2003).

Nidifica durante los meses de noviembre y diciembre (De la Peña, 2019) o, más ampliamente según se ha mencionado, entre los meses de octubre y enero (Bodrati, 2003) en huecos en los árboles a alturas variables, poniendo en la base de la cámara de cría hojas, estiércol, pajas, virutas y cortezas: allí pone tres huevos (Bodrati, 2003) de color blanco, aunque De la Peña, (2015) señala para sus observaciones huevos. Como dato de comportamiento de la especie cabe señalar que Bodrati observó a los adultos ingresando a un nido de “cola”, es decir, con la parte posterior del cuerpo primero.

Asociado fundamentalmente a los bosques secos de tipo chaqueño, también puede verse al trepador gigante, Xiphocolaptes major, en áreas arboladas húmedas y hasta incursiona en las selvas. Fotografía. Elio Daniel Rodríguez.

Bibliografía:

Bodratti, Alejandro. 2003. Predación de dendrocoláptidos sobre murciélagos, pichones y huevos de aves, y aspectos de la nidificación del trepador gigante (Xiphocolaptes major). Nuestras Aves 46: 45-47.

De la Peña, Martín R. 2015. Aves argentinas. Incluye nidos y huevos. Tomo 2. Ediciones UNL / Eudeba. Buenos Aires.

De la Peña, Martín R. 2019. Nidos, huevos, pichones y reproducción de las aves argentinas. Comunicaciones del Museo Provincial de Ciencias Naturales Florentino Ameghino. Vol 2 N° 2. Passeriformes. Santa Fe.

Salvador, Sergio & Bodratti, Alejandro. 2013. Vertebrados y huevos en la alimentación de algunos Passeriformes de Argentina. Biológica (Revista de naturaleza, conservación y sociedad). Museo Provincial de Ciencias Naturales “Florentino Ameghino”, Nº 16: 135-140. Santa Fe.

Wetmore, Alexander. 1926. Observations on the birds of Argentina, Paraguay, Uruguay, and Chile. Smithsonian Institution United States National Museum. Bulletin 133. Washington.

 

DEJAR UN COMENTARIO