Tucuras, langostas, grillos y esperanzas

0
45

♦ LA FAUNA DE INSECTOS ORTÓPTEROS DE LA PROVINCIA DE SALTA

♦ Aunque relegada casi siempre a la posición de plaga enemiga del hombre -y combatida en consecuencia- o condenada a la indiferencia de quienes no han sufrido el paso de las voraces mangas de algunas especies, la ortopterofauna que se distribuye a lo largo y a lo ancho de la provincia de Salta conforma un conjunto de insectos dueño de características y hábitos de vida muy interesantes, y una muy rica diversidad.  A veces, el aspecto que presentan algunos representantes del orden puede conducirnos al asombro, al ver por ejemplo a criaturas que se mimetizan de manera perfecta con su entorno, y otras, nos aturden con los fuertes sonidos que pueden producir ciertas especies con herramientas en apariencia tan limitadas. A continuación se ofrece una visión panorámica de la fauna de ortópteros de la provincia de Salta; un conjunto variado del que todavía, es de suponer, falta mucho por conocer.

La familia Romaleidae, como grupo, ha sido evolutivamente muy exitosa y ha colonizado una diversidad de hábitats, desde semiáridos y abiertos a muy húmedos y selváticos. En la imagen un ejemplar de Chromacris speciosa. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

♦ Por Claudio Juan Bidau & Elio Daniel Rodríguez

♦ La diversidad de los insectos no tiene rival sobre la Tierra. Más de un millón de especies vivientes han sido descriptas, y, con certeza, muchísimas más aguardan ser descubiertas, especialmente en los trópicos y subtrópicos (1). La clase Insecta pertenece al subphylum Hexapoda del phylum Arthropoda, que incluye también a los crustáceos, arácnidos, miriápodos, los extintos trilobites y otros grupos menores. Insecta está conformada por 30 órdenes con números muy variables de especies: los menos diversos son Mantophasmatodea (gladiadores, 24 especies), Grylloblattodea (insectos del hielo, 32 especies) y Zoraptera (insectos ángel, 30 especies); mientras que los más diversos comprenden a Diptera (moscas, mosquitos, 100.000 especies), Hemiptera (chinches,  100.000 especies), Hymenoptera (avispas, abejas, hormigas, 120.000 especies), Lepidoptera (mariposas y polillas, 150.000 especies) y, por supuesto, Coleoptera (escarabajos, 370.000 ESPECIES)(1,2). Los Orthoptera se ubican más o menos en el medio en cuanto a número de especies (más de 27,.000) aunque este número probablemente se duplique con nuevas especies de regiones inexploradas o pobremente estudiadas (3).

BREVE INTRODUCCIÓN A LOS ORTÓPTEROS

Los ortópteros y los seres humanos han desarrollado una relación de amor y odio a lo largo de milenios. Estos notables y, en general, muy conspicuos insectos han sido odiados y venerados, y artísticamente representados en diversas culturas desde tiempos paleolíticos. En sus distintas manifestaciones, están presentes en la mitología, el folklore y todos los aspectos de la cultura, incluyendo la alimentación, la medicina popular y hasta la diversión (4, 5).

El orden Orthoptera pertenece al grupo Neoptera, de insectos alados, y apareció en el período Carbonífero Tardío hace más de 320 millones de años. El grupo está caracterizado por la posesión de músculos especiales para la flexión o plegado alar, otras novedades alares y la aparición de una nueva estructura de ovipositor en las hembras. Neoptera ha sido un grupo extraordinariamente exitoso en términos evolutivos, cuyos representantes han ocupado todos los posibles ambientes acuáticos y terrestres. El probable grupo basal es la familia fósil Paoliidae. Dentro de los Neoptera, los Polyneoptera incluyen unos 11 órdenes: Isoptera (termitas), Blattodea (cucarachas), Mantodea (mantis, tata-dios, mamboretás), Dermaptera (tijeretas), Grylloblattodea (insectos del hielo), Plecoptera (moscas de piedra), Phasmatodea (insectos palo, insectos hoja), Embioptera (hilanderos), Zoraptera (insectos ángel), Mantophasmatodea (gladiadores) y Orthoptera.

Orthoptera se originó hace unos 300 millones de años, a fines del Carbonífero de la era Paleozoica tardía, y posee un abundante registro fósil. Estos primeros “Protortópteros” se diferenciaron tempranamante (hace unos 300-250 millones de años) en los dos grandes subórdenes que hoy conocemos como Caelifera y Ensifera. La diferenciación de ambos grupos ya se había completado durante la transición del Pérmico al Triásico temprano  (6, 7).

Características comunes a ambos subórdenes son: metamorfosis incompleta (son insectos hemimetábolos); capacidad de producción de sonidos (estridulación) a través de estructuras especializadas de las patas posteriores o las alas anteriores, presencia de órganos auditivos (tímpanos), cuerpos cilíndricos, tercer par de patas bastante aumentado y adaptado para el salto, aparato bucal masticador, primer par de alas (tégmenes) esclerosadas que sirven de protección al segundo par y también como órgano estridulador en los Ensifera, hábito usualmente herbívoro, etc. ( 8, 9, 10).

La familia Proscopiidae es de origen gondwánico y endémica de Sudamérica. En la imagen, captada en Cachipampa, Salta, se observa un ejemplar de Anchocoema nigroornata. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

LOS ORTÓPTEROS DE LA PROVINCIA DE SALTA

La enorme extensión del territorio argentino y la consecuente diversidad de ambientes naturales (18 ecorregiones) han favorecido la existencia de una impresionante biodiversidad en la que están incluidos los insectos que nos ocupan en este trabajo. Hasta el día de hoy, se han descripto 345 especies de ortópteros para nuestro país (3). Salta es una provincia especialmente favorecida en este sentido, ya que es la que en su territorio engloba la mayor cantidad de ecorregiones del país (6 de las 18 reconocidas). Esta variedad de ambientes naturales determina a su vez la gran concentración de biodiversidad de la provincia, siendo los insectos ortópteros una parte muy importante de la misma. La variedad de ambientes, se ve reflejada en una multiplicidad de especies con adaptaciones específicas. Para dar solo un ejemplo, en Argentina se conocen 202 especies de ortópteros de la superfamilia Acridoidea, que incluye las formas de mayor impacto agroeconómico (11, 12). De éstas, en Salta habitan 77 especies de acridoideos (38%). Asimismo, si consideramos el total de especies argentinas (345), Salta cobija poblaciones de 117 (34%).

A continuación se detallan las características principales de los grupos de ortópteros hasta hoy conocidos para la provincia. Es de destacar que sin lugar a dudas, futuras exploraciones revelarán una diversidad mucho mayor, especialmente de aquellos grupos que por sus características biológicas son poco conspicuos, y por tanto poco estudiados.

SUBORDEN CAELIFERA

El suborden Caelifera, en el que se incluyen los llamados saltamontes de cuernos (antenas) cortos, comprende un 60% de las más de 27.000 especies actuales de Orthoptera. Es un suborden muy diversificado que se compone de 28 familias distintas, 7 de las cuáles, cuentan con representantes en la provincia de Salta. Están incluidos aquí insectos tan diversos como tucuras, langostas, saltamontes, bichos palito, saltamontes sapo, saltamontes pigmeos, saltamontes andinos ápteros, grillo-topos pigmeos, etc. (11, 12).

TETRIGIDAE

Esta familia incluye más de 1600 especies distribuidas mundialmente y solo está ausente en la Antártida, y aparentemente en Patagonia, Siberia y parte del África sahariana. Sus miembros son vulgarmente llamados “saltamontes pigmeos” (13), ya que usualmente no superan los 20 mm de longitud. Se caracterizan por poseer un pronoto (cubierta dorsal del primer segmento del tórax) elongado, que llega a veces hasta el extremo de las alas. Poseen coloraciones crípticas y algunas especies son miméticas con hojas, guijarros o pequeñas ramas. En regiones templadas habitan las proximidades de arroyos y lagunas, donde se alimentan de algas y diatomeas. En general son capaces de nadar y sumergirse y en algunos casos, son completamente acuáticas pudiendo nadar sumergidas. La mayor diversidad de especies se encuentra en los trópicos, donde muchas son arbóreas viviendo sobre musgos y líquenes, en tanto otras habitan los suelos. En Salta, la base de datos Orthoptera Species File Online (3) registra una única especie, Dasyleurotettix affinis, de entre 6 y 7 mm de longitud.

TRISTIRIDAE

La familia Tristiridae está representada por especies endémicas de América del Sur, que se distribuyen principalmente en el dominio andino-patagónico argentino-chileno. Se conocen solo 25 especies, siendo la única registrada hasta hoy para la provincia de Salta, Atacamacris diminuta. Los tristíridos son ápteros o braquípteros (de allí su nombre vulgar: “saltamontes andinos sin alas”). Son insectos de tamaño pequeño (menos de 35 mm), y en A. diminuta en particular, los machos miden unos 7 mm y las hembras, 10 mm. Todas las especies son herbívoras y en general muy poco conspicuas.

TRIDACTYLIDAE

Esta notable familia de ortópteros altamente especializados contiene solamente 135 especies descriptas hasta hoy (15). Su distribución es prácticamente mundial, pero altamente fragmentada. Son insectos de muy pequeño tamaño, usualmente de unos 2-3 mm de longitud, rara vez llegando a 5 mm. Usualmente son de color oscuro brillante y poseen hábitos excavadores por lo que se los llama “grillos topo pigmeos”, aunque no son grillos ni tienen relación cercana con los verdaderos grillo-topos de la familia Gryllotalpidae. Viven en cortos túneles que excavan en suelos arenosos o limosos de sus ambientes preferidos, en orillas de lagos y cursos de agua. Poseen adaptaciones en sus patas posteriores saltadoras que les permiten nadar y sumergirse así como saltar muy eficientemente sobre la superficie del agua. Se alimentan básicamente de algas. En Salta se ha registrado una única especie, aunque es posible que existan otras, pero los hábitos y tamaño de estos ortópteros han resultado en que prácticamente no hayan sido estudiados en nuestro país.

PROSCOPIIDAE

La familia de los proscópidos, compuesta de unas 215 especies vivientes, es de origen gondwánico y endémica de Sudamérica, con algunas especies habiendo ingresado en américa Central (16). Se relaciona muy cercanamente con los eumastacoideos y en particular con la familia Morabidae de Australia. Reciben el nombre vulgar de “saltamontes palito” o “palitos saltadores” debido a que todas las especies se caracterizan por una muy peculiar morfología, en la que el cuerpo, la cabeza y los apéndices locomotores son extremadamente elongados y delgados transversalmente, dándoles el aspecto de finas ramitas, lo que, junto a su coloración homogénea y poco llamativa, los mimetiza casi perfectamente con el ambiente terrestre o arbustivo que suelen habitar. Las hembras son significativamente mayores que los machos. Todas las especies son herbívoras y en Salta la familia está bien representada por 14 especies incluidas en 4 géneros.

En Salta se encuentra una de las mayores especies conocidas de la familia Romaleidae y de los ortópteros en general, Tropidacris collaris. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

OMMEXECHIDAE

Esta pequeña familia de saltamontes altamente adaptados a ambientes áridos, consta de solo 33 especies conocidas, siendo todo el grupo endémico de Sudamérica (17). Optan por suelos arenosos o arenoso-pedregosos con bajo gradiente de humedad y marcada insolación diurna. Habitan estepas xerófilas, praderas, matorrales, sabanas, zonas marginales de bosques secos y sectores de pie de montaña. Sus hábitos alimentarios son exclusivamente herbívoros. Muchas especies presentan coloraciones cripticas asociadas a un tegumento rugoso, espinescente o tuberculado y con ornamentación variada. El grado de dimorfismo sexual de tamaño es elevado y en ciertas especies, el tamaño de la hembra es varias veces superior al del macho. Salta cuenta con una buena representación de esta familia ya que se ha registrado en la provincia la presencia de 11 especies (un tercio del total conocido) distribuidas en 8 géneros.

ROMALEIDAE

Esta es una familia de estirpe amazónica, donde se encuentra la mayor diversidad de especies primitivas, fuertemente relacionada con otras dos endémicas de Sudamérica, las ya mencionadas Ommexechidae y Tristiridae (18). A diferencia de estas últimas, Romaleidae tiene representantes en Centroamérica y Norteamérica (México y sur de los Estados Unidos) cuyos antepasados emigraron desde el sur después de la formación del istmo de Panamá. A diferencia de sus parientes más cercanos, los romaleidos, con casi 500 especies descriptas, suelen ser insectos medianos a grandes (40 a 100 mm de longitud corporal) o muy grandes (136 mm), y muchos poseen coloraciones en el cuerpo y el segundo par de alas brillantes y vistosas. Estas características los hacen muy conspicuos a pesar de que sus poblaciones no suelen ser muy densas.

El grupo ha sido evolutivamente muy exitoso y ha colonizado una diversidad de hábitats desde semiáridos y abiertos (p. ej. Alcamenes) a muy húmedos y selváticos (p. ej. Chromacris). Si bien todas las especies son herbívoras, no suelen preferir gramíneas sino dicotiledóneas, que muchas veces poseen productos tóxicos (p. ej. Solanáceas) que estas especies acumulan como forma de protección química contra predadores y, en ciertos casos, ha llevado a que las ninfas posean comportamientos y coloraciones de advertencia (p. ej. Chromacris). Si bien la mayoría de las especies poseen alas completamente desarrolladas y son buenas voladoras, existen especies tropicales ápteras (que carecen de alas) u otras donde solo la hembra es braquíptera (con alas reducidas) o carece de alas. El dimorfismo sexual de tamaño es bastante acentuado. En Salta, la familia está representada por 17 especies distribuidas en 9 géneros. De hecho, en Salta se encuentra una de las mayores especies conocidas de esta familia y de los ortópteros en general, Tropidacris collaris, cuyos machos y hembras alcanzan los 101 mm y 126 mm de longitud corporal y poseen envergaduras alares de hasta 178 y 224 mm respectivamente.

Un ejemplar de Baeacris punctulatus, miembro de la familia Acrididae. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

ACRIDIDAE

Con sus más de 10000 especies de distribución mundial (solo están ausentes en la Antártida), Acrididae es la familia de ortópteros más exitosa en términos evolutivos (19, 20). Son llamados vulgarmente saltamontes, tucuras o langostas en nuestro país. Muchas de sus especies son conspicuos habitantes de sabanas y praderas alcanzando muchas veces enormes tamaños poblacionales. Sin embargo, han conquistado prácticamente todos los ambientes terrestres posibles incluyendo desiertos, humedales, bosques templados y lluviosos, y aún las alturas del Himalaya, hasta casi 6000 metros sobre el nivel del mar en el monte Everest. La mayor parte de las especies son terrestres, pero existen muchas arborícolas y también semiacuáticas. Son insectos herbívoros, pero la dieta es variada según las especies, habiendo las que prefieren gramíneas, otras dicotiledóneas, muchas son polífagas comiendo todo tipo de vegetales, y aún otras se especializan en un único tipo de recurso vegetal. Su voracidad es proverbial y algunas especies, al alcanzar grandes densidades, ocasionan daños cuantiosos en cultivos y vegetación nativa, compitiendo incluso con el ganado. Esto es así especialmente en el caso de unas 17 especies de distintas partes del mundo y que, aunque no todas relacionadas entre sí, presentan el llamado polimorfismo de fase: influenciadas por determinadas condiciones climáticas, que favorecen explosiones poblacionales en ciertos años, la altísima densidad resultante induce un cambio de fase de comportamiento y morfología pasando los insectos de solitarios a gregarios. Estas son las verdaderas langostas, que desde tiempos bíblicos han provocado pérdidas catastróficas en los cultivos. En nuestro país, las langostas están representadas por la especie Schistocerca cancellata, también registrada en la provincia de Salta.

Los acrídidos son ortópteros de tamaño pequeño a mediano, en general no superando los 50 mm de longitud, aunque existen especies mayores. El dimorfismo sexual de tamaño es menos marcado que en otras familias, aunque las hembras son siempre mayores que los machos como es norma en ortópteros. En general, no poseen coloraciones muy llamativas y tienden a ser crípticos con su ambiente, aunque existen numerosas excepciones. Muchas especies son aladas, aunque por lo común no son grandes voladores, con la excepción de las langostas verdaderas, y muchas son braquípteras o absolutamente ápteras.

En la provincia de Salta se registran hasta hoy 48 especies pertenecientes a 29 géneros de 8 subfamilias. La mayoría, como en el resto de las Américas, pertenecen a la subfamilia altamente exitosa Melanoplinae, destacándose el género Dichroplus con 11 de sus 23 especies presentes.

SUBORDEN ENSIFERA

Este suborden, cuya antigüedad se estima en casi 260 millones de años (21),  reúne aproximadamente al 40% de las especies de ortópteros existentes en el mundo actual. Se los suele reconocer como saltamontes de cuernos (antenas) largos y contiene 11-13 familias altamente diversificadas. Distintos grupos suelen ser conocidos vulgarmente como esperanzas, grillos, grillo-topos, wetas, grillos de Jerusalén, grillos hormiga, etc. Dos características salientes del grupo son sus complejos sistemas de comunicación acústica y los elaborados rituales reproductivos (22). En la provincia de Salta se encuentran representantes de al menos 5 familias.

La familia Gryllidae es de distribución mundial e incluye a los grillos verdaderos. Comprende aproximadamente 1.200 especies. En la imagen, ejemplar de Gryllus fulvipennis. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

GRYLLIDAE

Esta familia de distribución mundial incluye a los grillos verdaderos y comprende aproximadamente 1.200 especies. Son, por lo general, insectos de color marrón a negro, con hábitos nocturnos, tamaño pequeño y escaso dimorfismo sexual de tamaño. Algunas especies se encuentran en las casas, los grillos domésticos, por ejemplo Acheta domesticus y Gryllus bimaculatus en zonas templadas, mientras que Gryllodes supplicans  o  Gryllodes sigillatus  habitan zonas tropicales. Estas son las especies más conocidas por el hombre, pero la gran mayoría se encuentra en ambientes silvestres, aunque se hacen conspicuos por sus “cantos” nupciales de los machos. Si bien poseen las típicas patas posteriores adaptadas para el salto de todos los Orthoptera, no son grandes saltadores y si, en cambio, buenos corredores. Muchas especies construyen madrigueras en el suelo. Los machos son altamente territoriales y agresivos con otros machos de la misma especie durante la estación reproductiva. Es interesante destacar que esto ha resultado en ciertas tradiciones milenarias de Oriente (China, la antigua Indochina) de realizar combates entre grillos de forma deportiva. Los grillos también son respetados y venerados por su canto en China y Japón, habiendo generado una profusa literatura. Y en muchas regiones, incluyendo Argentina, son considerados de buena fortuna (5, 23). Apenas cuatro especies en dos géneros se conocen para la provincia de Salta.

TRIGONIDIIDAE

Esta es una familia de distribución mundial, aunque algunos autores la consideran una subfamilia de Gryllidae. Son grillos verdaderos usualmente llamados “trigs”, “grillos de arbusto” o “grillos cola de espada”. Sólo una especie fue registrada hasta hoy en Sata.

Los integrantes de la familia Trogonidiidae tienen distribución mundial pero sólo una especie ha sido registrada hasta ahora en Salta. En la imagen un ejemplar de Pteronemobius longipennis, hembra, captado en el cerro San Bernardo. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

GRYLLOTALPIDAE

Se trata de uno de los grupos de ortópteros que han colonizado el ambiente subterráneo, y sus miembros son vulgarmente llamados “grillo-topos”. La familia se encuentra ampliamente distribuida en Sudamérica, Centroamérica, América del Norte sudoccidental, Australia, Europa, y, fragmentariamente, en África y Asia. Son organismos de tamaño mediano a grande y poseen una extraordinaria adaptación: sus apéndices (patas) anteriores están modificadas para la excavación, mostrando una impresionante convergencia con los miembros anteriores de mamíferos subterráneos como los topos verdaderos y los roedores tucutucos. El cuerpo es compacto y cilíndrico y, si bien algunas especies son ápteras, otras tienen alas completamente desarrolladas siendo excelentes voladores, además de saltadores y cursores (24). Hasta el día de hoy, se han identificado dos especies en Salta pertenecientes a dos géneros distintos.

PHANEROPTERIDAE

Con más de 2000 especies en todo el mundo, esta familia (a veces considerada una subfamilia de Tettigoniidae) de “esperanzas” o “langostas verdes”, incluye algunos de los ortópteros de mayor tamaño (25). Prácticamente todas las especies conocidas son arbóreas o habitan arbustos siendo esencialmente herbívoras. Debido a sus hábitos solitarios, rara vez resultan muy perjudiciales para la vegetación. Dentro de las especies de esta familia, ocurren casos excepcionales de mimetismo batesiano extremo (en que una especie inofensiva es semejante a otra venenosa o peligrosa para los predadores), y ambos casos se observan en Salta. La especie Scaphura nigra mimetiza con sorprendente detalle a avispas solitarias del género Pepsis (Pompilidae) (26). Otras especies presentan una espectacular semejanza con líquenes. Este tipo de cripsis se observa en el género Lichenomorphus (27), hasta hoy no registrado para la provincia, aunque uno de los autores ha obtenido imágenes fotográficas correspondientes a un ejemplar hallado en la provincia de Jujuy, aunque muy cerca de la frontera con Salta  de lo que posiblemente, sea una especie de este género nueva para la ciencia. En la provincia de Salta se reconocen 12 especies en 7 géneros.

Tettigoniidae es la familia con mayor número de especies distribuidas en todo el mundo. En la imagen un ejemplar de Homotoicha olivacea. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez

TETTIGONIIDAE

Es la familia con mayor número de especies (cerca de 6400) distribuidas en todo el mundo. Su tamaño oscila entre 5 mm y 130 mm de longitud, y el dimorfismo sexual de tamaño es evidente (las hembras son mayores) aunque moderado. Aunque la mayoría de las especies (arborícolas o habitantes de praderas y sabanas) son herbívoras, existen otras omnívoras y aun exclusivamente carnívoras. Son característicos y complejos sus notables ritos y cantos nupciales y de apareamiento (28), e incluyen casos de mimetismo extraordinario. Por ejemplo, la subfamilia Pseudophyllinae incluye numerosas especies cuyo camuflaje consiste en un sorprendente parecido con hojas verdes, secas o aún enfermas o en descomposición (29).  En la provincia se han registrado hasta hoy 5 especies en tres géneros.

CONCLUSIONES

El estudio aquí presentado pone de manifiesto un panorama general del orden  Orthoptera para la provincia de Salta. Un aspecto muy importante expuesto en este trabajo guarda relación con la notable biodiversidad de la fauna ortopterológica que puede ser hallada en los distintos ambientes que en la provincia se desarrollan; de hecho, como ya se señaló, en Salta hay representación de nada menos que seis de las dieciocho ecorregiones que ocurren en el país. Esto se traduce en que la tercera parte (un 34%) del total de ortópteros conocidos para Argentina puede encontrarse en la provincia.  Sin embargo, el número total de especies de insectos de este grupo existentes en Salta puede crecer con nuevos estudios y exploraciones. En este sentido, ciertos datos nos han puesto tras la pista de lo que podría ser, incluso, una especie aún desconocida para la ciencia y habitante del noroeste argentino, aunque puede haber muchas más esperando ser descubiertas.

REFERENCIAS

  1. Capinera J. L. (editor) 2008. Encyclopedia of Entomology 2nd Edit. Heidelberg, Springer, 4346 pp.
  2. Resh V. H. & Cardé R. T. (editors) 2009. Encyclopedia of Insects. 2nd Edit., Burlington, MA, Academic Press-Elsevier, 1132 pp.
  3. Cigliano M. M., Braun H., Eades D. C. & Otte D. 2017. Orthoptera Species File. Version 5.0/5.0. <http://Orthoptera.SpeciesFile.org>.
  4. Bidau C. J. 2014a. Patterns in Orthoptera biodiversity. I. Adaptations in ecological and Evolutionary contexts. Journal of Insect Biodiversity 2(20): 1-39.
  5. Bidau C. J. 2014b. Patterns in Orthoptera biodiversity. II. The cultural dimension. Journal of Insect Biodiversity 2(21): 1-15.
  6. Lanteri A. A. & del Río M. G. 2014. Filogenia de Hexapoda. pp. 37-54 en: Biodiversidad de Artrópodos Argentinos. III. (Roig-Junent S., Claps L.E. & Morrone J.J., editors). INSUE-UNT Ediciones, Tucumán.
  7. Grimaldi D. & Engel E.S. 2005. Evolution of the Insects. Cambridge University Press, Cambridge.
  8. Joern A. & Chapman R. F. (editors) 1990. Biology of Grasshoppers. New York, Wiley, 576 pp.
  9. Uvarov B. 1966. Grasshoppers and Locusts: A Handbook of General Acridology. Vol. I. Cambridge, Cambridge University Press, 481 pp.
  10. Uvarov B. 1977. Grasshoppers and Locusts: A Handbook of General Acridology. II. Cambridge, Cambridge University Press, 613 pp.
  11. Carbonell C. S., Cigliano M. M.& Lange C. E. 2006. Especies de Acridomorfos (Orthoptera) de Argentina y Uruguay [Acridomorph (Orthoptera) Species of Argentina and Uruguay]. CD ROM. Publication on Orthoptera Diversity. The Orthopterists’ Society.
  12. Cigliano M. M., Pocco M. E. & Lange C.E. Acridoidea (Orthoptera) de importancia agroeconómica. pp. 11-37 en: Biodiversidad de Artrópodos Argentinos. Vol. III. (Roig-Junent S., Claps L.E. & Morrone J.J., editors). INSUE-UNT Ediciones, Tucumán.
  13. Capinera J. 2008. Grasshoppers, katydids and crickets. pp. 1694-1712 en: Encyclopedia of Entomology 2nd Edit (Capinera j.l., editor). Heidelberg, Springer.
  14. Cigliano M. M. 1989. Revisión sistemática de la familia Tristiridae (Orthoptera: Acridoidea). Boletín de la Sociedad de Biología de Concepción 60: 51-96.
  15. Günther K. K. 1980. Katalog der Caelifera-Unterordnung Tridactyloidea. Deutsche Entomologische Zeitschrift 27: 149-178.
  16. Jago N. 1989. The genera of Central and South American grasshopper family Proscopiidae (Orthoptera: Acridomorpha). Eos Madrid 65: 249-307.
  17. Ronderos, R. A. 1979. familia Ommexechidae (Orthoptera, Acridoidea). Acrida.8: 241-273.
  18. Pocco M. E. 2013. Romaleini (Orthoptera, Acridoidea, Romaleidae) Neotropicales: Biodiversidad, Filogenia y Biogeografía. Tesis Doctoral, Universidad Nacional de La Plata, Argentina.
  19. Dirsh V. M. 1975. Classification of the Acridomorphoid Insects. Faringdon, Oxfordshire, E.W. Classey. 171 pp.
  20. Ingrisch S. & Rentz D. C. F. 2008. Orthoptera: grasshoppers, locusts, katydids, crickets). pp. 732-743 en: Encyclopedia of Insects. 2nd Edit. (Resh V.H. & Cardé R.T., editors), Burlington, MA, Academic Press-Elsevier.
  21. Song H., Amédégnato C.,, Cigliano M. M., Desutter-Grandcolas L., Heads S. W., Huang Y., Otte D. & Whiting M. F. 2015. 300 million years of diversification: elucidating the patterns of orthopteran evolution based on comprehensive taxon and gene sampling. Cladistics 31: 621-651.
  22. Desutter‐Grandcolas L. 2003. Phylogeny and the evolution of acoustic communication in extant Ensifera (Insecta, Orthoptera). Zoologica Scripta32: 525-561.
  23. Laufer B. 1927. Insect-Musicians and Cricket Champions of China. Field Museum of natural History, Chicago.
  24. Cadena-Castañeda O. J. 2015. The phylogeny of mole crickets (Orthoptera: Gryllotalpoidea: Gryllotalpidae). Zootaxa3985: 451-490.
  25. Bailey W.J. & Rentz D. C. F. (editors). 1990. The Tettigoniidae: Biology, Systematics, and Evolution. Hong Kong, Springer, 305 pp.
  26. Bidau, C. J. 2012. Curious orthopterological errors of a great naturalist: William Henry Hudson. Journal of Orthoptera Research21: 255-260.
  27. Cadena-Castañeda O. J. 2011. La tribu Dysoniini parte I: el complejo Dysonia (Orthoptera: Tettigoniidae) y su nueva organización taxonómica. Journal of Orthoptera Research20: 51-60.
  28. J. C. & Crespi, B. J, editors) 1990. The Evolution of Mating Systems in Insects and Arachnids. Cambridge, Cambridge University Press. 387 pp.
  29. Mugleston J., Naegle C. M. , Song H., Bybee S. M., Ingley S., Suvorov A. & Whiting M. F. 2016. Reinventing the leaf: multiple origins of leaf-like wings in katydids (Orthoptera : Tettigoniidae). Invertebrate Systematics 30: 335-352.

 

LOS AUTORES

Dr. Claudio Juan Bidau. Fotogradía: Claudio Juan Bidau.

Claudio Juan Bidau es Doctor en Ciencias Biológicas (UBA). Ha sido profesor de Biología y Genética Evolutiva en cuatro universidades nacionales e investigador visitante en distintas instituciones de Brasil, Uruguay, España, Reino Unido y Estados Unidos. Sus intereses biólogicos abarcan la biología evolutiva, la morfometría, la genética, la ecología y la macroecología de varios grupos animales, incluyendo ortópteros, peces, anfibios anuros, mamíferos y otros. En años recientes se ha interesado también en aspectos de la historia de la biología de los siglos XIX y XX. Ha publicado alrededor de 170 trabajos científicos en revistas internacionales. Además de la investigación y contemplación del mundo natural, sus otros intereses pasan por la literatura, la música afroamericana, las historietas y el fútbol de River Plate.

Elio Daniel Rodríguez. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

Elio Daniel Rodríguez es naturalista, pintor de naturaleza, periodista y locutor nacional. Fue fundador y presidente a lo largo de cuatro años de la Asociación Ecologista Alerta Verde. Produjo y dirigió documentales sobre diversas temáticas de la provincia de Salta, diez de los cuales se efectuaron con fondos del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales). Realizó diferentes exposiciones individuales de sus obras en Salta y Tucumán. Escribió artículos de divulgación en diferentes medios y observaciones de campo en revistas especializadas como Nuestras Aves y Nótulas Faunísticas. Es creador y director del sitio www.noroestesalvaje.com.ar. Además de su fascinación y aprecio por todo el mundo natural, siente especial predilección por la lectura, las tardes de campo en familia, el cine de Wody Allen y la música de Barry White, Músicos Populares Argentinos y Roberto Goyeneche. Y una cosa más: es hincha del club Boca Juniors.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJAR UN COMENTARIO