Un maestro de ornitólogos

0
56

♦ ENTREVISTA CON MARTÍN RODOLFO DE LA PEÑA

♦ Martín R. de la Peña nació en San Justo , provincia de Santa Fe, en 1941 y reside actualmente en la ciudad de Esperanza. Es médico veterinario y desde hace décadas se dedica al estudio y la difusión de los conocimientos relacionados con el mundo de las aves. De su incansable labor son fruto obras como la “Guía de aves argentinas”, “Diccionario de nombres vulgares de la fauna argentina”, “Citas, observaciones y distribución de aves argentinas” o “Manual para el reconocimiento de las aves en la naturaleza”, por citar sólo algunos ejemplos. Noroeste Salvaje tiene el honor de contar con su apoyo y colaboración, y todos los argentinos le debemos una parte muy importante de todo lo que sabemos sobre nuestros queridos amigos alados.

Fotografía. Gentileza Martín R. de la Peña.

♦ Por Elio Daniel Rodríguez

– Todo tiene un comienzo y un motivo. En su caso personal ¿cuándo y porqué comenzó a observar aves?

Creo que desde que nací comencé a ver aves. Mis primeros recuerdos se remontan a cuando tenía 6 años. Mis padres eran maestros rurales, (en el centro-norte de Santa Fe), vivíamos en el campo y ya tenía una inclinación por los pájaros. En la juventud, ya en la ciudad de Santa Fe, tenía debilidad por los libros de aventuras y de animales, principalmente de aves. Admiraba las fotos de esos libros.

-¿Cuál era por aquellos años el grado de desarrollo de la ornitología a nivel de nuestro país y en su provincia en particular? ¿Recuerda los primeros libros sobre aves que pudo consultar?

Al comenzar los estudios universitarios, de veterinaria, mientras viajaba de Santa Fe a Esperanza, donde está la facultad, leía la única guía de aves que había: la “Guía de Olrog”. Como era difícil la identificación de algunas aves, tomaba nota y viajaba al Museo de Ciencias Naturales de Santa Fe y las buscaba en las vitrinas. Así fui aprendiendo y, una vez que me recibí, lo primero que hice fue comprar una cámara de fotos y retratar a las aves, como en aquellas imágenes, que tenía en la mente desde mi juventud.

-¿Cuál fue su primer trabajo bibliográfico sobre aves y cómo surgió?

Otro de mis deseos era poder imprimir un libro, fue así que surgió “Aves de Santa Fe”. Con el correr de los años aparecieron otros más. A medida que viajaba mirando aves, paisajes y gentes, creí conveniente volcar esos conocimientos hacia la educación, principalmente de los niños. Por este motivo fui realizador de películas, videos y audiovisuales, que mostraba en mis charlas en las escuelas, siempre tratando de enseñar todo lo referente al cuidado de la naturaleza. Veía cómo el hombre destruye todo y la única manera de cuidar es conociendo, de ahí mi preocupación.

-¿Qué es lo que más le preocupa en relación a la conservación de la fauna alada de nuestro país?

Las aves y otros animales, van desapareciendo por diversos motivos. Algunas son las fumigaciones, la caza, las quemazones y la destrucción del ambiente. Se desecan lagunas, esteros y se desmontan grandes extensiones de montes y selvas. Los animales no tienen su lugar.

-¿Cuál es el libro suyo que más quiere?

Quiero a todos mis libros, películas, videos, audios, todos tienen un gran esfuerzo detrás.

-¿A qué obedece la pasión por las aves y su observación, un fenómeno que está creciendo en diferentes partes del mundo? ¿Porque cada vez más gente observa aves?

Las aves siempre fueron motivo de admiración, desde tiempos inmemoriales. Ellas nos brindan su color y su canto.

¿Cómo es hacer ornitología desde el interior del país?

Es diferente en algunos aspectos con relación a los que viven en los grandes centros urbanos. En las grandes ciudades tienen más centros de información (bibliotecas, museos, conferencias, etc.). Por otro lado los del interior estamos más en contacto con la naturaleza. A pocos minutos de viaje podemos estar en el campo y nos es más fácil poder realizar ciertos estudios (como, por ejemplo, reproducción o ciclos de las aves, grabaciones y otros)

¿Cómo fue su relación con otros investigadores como Gunnar Höy, Francisco Contino, o Claes Olrog?

Tuve una muy buena relación con estos ornitólogos. Eran personas muy buenas y siempre me brindaron su amistad y su apoyo desinteresado.

-¿Cómo ve el futuro de las aves y de la conservación de la biodiversidad en general?

En pocos años muchas aves y ambientes desaparecieron. Por eso, las nuevas generaciones no verán aves que hasta hace pocos años eran relativamente comunes.

¿Qué puede hacer el ciudadano común o acaso el amante de la naturaleza para ayudar a revertir este proceso?

Todas las personas tienen que interesarse y comprometerse en el cuidado de la naturaleza. El beneficio es para ellos y para las futuras generaciones. Tienen que tratar de informarse y educarse en lo que respecta a plantas y animales.

-Hasta aquí, ¿le ha quedado algún sueño por cumplir o algún ave por observar de las que quiso ver o estudiar?

Mi sueño es tener salud y poder seguir aportando conocimientos sobre la vida de nuestras aves.

¿Qué le diría a un joven que está empezando a desandar el camino de la observación y estudio de las aves de nuestro país?

A los jóvenes les digo que amen a la naturaleza, que aprendan a convivir con ella, respetándola. Ella, con sus integrantes, les brindará muchas satisfacciones espirituales, manteniendo la mente lúcida y llena de bellezas.

DEJAR UN COMENTARIO