Una flor y algunas preguntas

15

♦ ROJA PRESENCIA DE SELVAS Y BOSQUES

Plantas en flor de la especie Seemannia nematanthodes en la quebrada de Tilián, Salta. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

♦ Por Elio Daniel Rodríguez

♦ 20 – 12 – 2018

El género Seemannia

El género Seemannia incluye especies que crecen en las áreas tropicales de Sudamérica. Hasta hace poco incluidas en el género Gloxinia, la bibliografía sobre el tema describe dos especies  presentes para Argentina, y las dos están presentes en áreas del noroeste del país. La familia botánica que integran es Gesneriaceae, al igual que las conocidas violetas africanas, pertenecientes al género Saintpaulia, bautizado así en honor a Walter von Saint-Paul-Illaire (1860-1940) y las plantas que quedaron integrando el género Gloxinia, nombrado de esa manera en honor al médico, escritor y botánico alemán Benjamin Peter Gloxin (1765–1794). La denominación del género Seemannia,  guarda relación con la figura de Berthold Carl Seemann.

Berthold Carl Seemann

Seemann fue un botánico alemán nacido en Hanover, Alemania, el 28 de febrero de 1825. Se formó en botánica en su ciudad natal, pero luego partió a Inglaterra y continuó sus estudios botánicos en el Real Jardín Botánico de Kew. Como especialista formado en esta rama de la ciencia, acompañó la expedición del HMS Herald, en la que realizó recolecciones a lo largo de un amplio sector de la costa occidental de América del Norte y del Sur.  Junto a su hermano, Wilhelm E. G. Seemann, entre 1853 y 1862, publicó una revista botánica llamada “Bonplandia”. Después de haber participado, en 1859, en una expedición a las islas Fiji, Seemann regresó, ya en la década de 1860, a América Central y del Sur con el objeto de profundizar sus estudios botánicos, sobre los que escribió ampliamente durante su carrera, haciéndolo tanto en inglés como en alemán. Murió el 10 de octubre de 1871 después de varias semanas de enfermedad durante un viaje a Nicaragua.

Son dos los géneros de plantas que están dedicados a él, el ya mencionado Seemannia y Seemannaralia.

Vista lateral de una flor de Seemannia nematanthodes en la quebrada de Escoipe, Salta. Fotografía: Gentileza Juan José Rodríguez.
Vista lateral de una flor de Seemannia gymnostoma en proximidades del camino de cornisa entre Salta y Jujuy. Fotografía: Gentileza Juan José Rodríguez.

El problema… ¿resuelto?

Ubicadas taxonómicamente hasta hace poco tiempo atrás en el género Gloxinia como G. gymnostoma, hoy se asume mayoritariamente que bajo el nombre de una sola especie, a la que con anterioridad se le adjudicaba un “polimorfismo bastante pronunciado” (Toursarkissian, 1967), se hallan dos especies diferentes.

Fue Cecilia Carmén Xifreda la que en el trabajo titulado “Citas nuevas o críticas para la flora argentina II: Gloxinia gymnostoma y G. Nematanthodes (Gesneriaceae)” (Xifreda, 1996) estableció datos morfológicos diferenciales y una clave para separar las dos especies argentinas.

La autora del artículo citado da cuenta de que en un viaje al noroeste argentino tuvo la oportunidad de ver plantas vivas en su hábitat natural en el Abra de las Cañas, en el departamento Ledesma, provincia de Jujuy. Además, pudo observar materiales previamente estudiados por el especialista Martín Toursarkissian y publicados en 1969 en Darwiniana bajo el título de Las gesneriáceas argentinas. Cabe destacar que el trabajo mencionado  había sido ya presentado con anterioridad por el autor como Tesis para obtener el título de Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Buenos Aires dos años antes, en 1967.

Seguramente, las diferencias más notorias a los ojos del profano, que Xifreda marca como diferencial entre las dos especies, serían el color y forma de la flor, que para Gloxinia gymnostoma (la autora del trabajo todavía ubica a la especie en el género Gloxinia) señala que se presenta fucsia y con el tubo de la corola cilíndrico, y que para G. nematanthodes rojo y con forma de la corola ventricosa, es decir, con un abultamiento en forma de vientre. No obstante, desafortunadamente, algunos detalles parecen no ajustarse exactamente a la realidad.

Juan José Rodríguez es un sagaz buscador de orquídeas y enamorado de la flora en general y, después de mis consultas al respecto, me envió fotografías de las “gloxinias” que había hallado en sus andanzas. En las hermosas imágenes por él remitidas, podían verse plantas de flores rojas y plantas de flores fucsias, y ambas mostraban la característica ventricosa del cáliz de las flores, sin ninguna diferencia demasiado perceptible entre ambas. Definitivamente, parecía ser que este elemento no servía del todo para un diagnóstico irrefutable. Por otra parte, las descripciones de los bordes de la lamina foliar descriptos en la bibliografía no coincidían acabadamente con mis observaciones. ¿Me pregunté qué estaba pasando?

Un hecho observado en un vivero de plantas nativas ubicado en el municipio de San Lorenzo, en Salta, quizás pueda tener la respuesta o al menos parte de ella. Su propietario, el biólogo Shannon Iturrieta, me comunicó que empezó teniendo un conjunto nutrido de “gloxinias” de flores rosa pálido, y cuando le pregunté si existían naturalmente flores de esa coloración, me respondió que a ellas “se las ve por todos lados en la Selva Montana, en zonas de quebrada sin sol directo”.  Puede ser que mi habitual atracción por las aves me haga perder a veces ciertas manifestaciones de la flora de los sitios que visito, pero, como sea, debo confesar que no recuerdo haber visto esas flores; y además, flores de tono rosa pálido tampoco son mencionadas en la bibliografía que consulté. Por otra parte, ¿qué era en verdad rosa pálido? Acaso, ¿no podía estar sucediendo que, aunque parezca extraño, lo que para algunos podía ser fucsia para otros se presentaba como rosa pálido? Juan José Rodríguez asegura que no; que definitivamente existen las “gloxinias” de un rosado poco intenso, y que él las vio.

“La hibridación es un fenómeno frecuente entre las gloxinias”, cuenta Shannon Iturrieta; “y eso da formas intermedias”. La experiencia de Shannon, con el lote inicial de gloxinas de flores rosa pálido parece demostrarlo y cuenta que en el vivero pude observarlo. Durante mucho tiempo solo tuvo plantas con este tipo de flores, y “siempre su coloración fue muy consistente”; pero luego comenzó a cultivar plantas de intensas flores rojas, y bastante rápidamente  “comenzaron a aparecer individuos solitarios de flores fucsia… Fue muy notable este evento de entrecruzamiento”.  En conocimiento de estos datos, le pregunté finalmente si, en virtud de su experiencia, podría sospechar que los individuos de flores fucsias son todos híbridos entre las formas rosa pálido y las rojas: “No lo sé con certeza –me respondió–, pero gran parte de los individuos fucsia sí lo son”. Como se nota, todavía surgen varios interrogantes en torno a estas especies.

Seemannia nematanthodes en la quebrada de Escoipe, Salta. Fotografía: Gentileza Juan José Rodríguez.
Seemania gymnostoma en proximidades del camino de cornisa entre Salta y Jujuy. Fotografía: Gentileza Juan José Rodríguez.

Seemannia nematanthodes

Esta especie crece en selvas y bosques húmedos de Bolivia y del noroeste argentino, en las provincias de Jujuy y Salta. Se la describe como una hierba sin pilosidades  (glabra)  o con pelitos muy finos, cortos y escasos (pubérula), y con rizomas escamosos. Los rizomas, en términos más simples, no son otra cosa que tallos adaptados a la vida subterránea; cabe señalar al respecto que la adaptación de los tallos a una existencia bajo la tierra es esencial para muchas plantas que se desarrollan en zonas con temporadas muy frías o secas, ya que de esta manera hacen frente a los rigores del clima. Los tallos aéreos son simples, o sea, sin ramificaciones. Las flores, como ya se indicó, presentan color rojo y tienen garganta amarilla con máculas rojas.

Un aspecto interesante a considerar es el potencial de esta planta para ser utilizada como ornamental para su cultivo en macetas.  Es cierto que la especie no ofrece gran atractivo cuando no está en flor, pero basta tenerle un poco de paciencia, esperando la época adecuada, para disfrutar de sus llamativas flores. Se trata de una planta que no es difícil de cultivar pero prefiere suelos que no sean muy  húmedos ni tampoco demasiado secos, y tolera muy bien la presencia de otras plantas en la misma maceta o cantero. Por último, si quiere buscarla para fotografiarla o simplemente admirarla en el campo, el periodo de floración no es corto, y se extiende de febrero a abril.

Seemania nematanthodes en la Reserva del Huaico, San Lorenzo, Salta. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

Agradecimientos:

Al ingeniero Lázaro Juan Novara por su constante colaboración. A Shannon Iturrieta por los interesantes datos brindados. A Juan José Rodríguez por las hermosas fotografías gentilmente cedidas para ilustrar este artículo.

Bibliografía:

Novara, Lázaro Juan.  2012. Flora del valle de Lerma: Gesneriaceae. Aportes Botánicos de Salta. Ser. Flora. Facultad de ciencias Naturales. Universidad nacional e Salta. 2012. https://core.ac.uk/download/pdf/55304340.pdf

Toursarkissian, Martín. 1967. Gesneriaceas argentinas. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Universidad de Buenos Aires.

http://digital.bl.fcen.uba.ar/Download/Tesis/Tesis_1305_Toursarkissian.pdf

Xifreda, Cecilia Cármen. 1996. Citas nuevas o críticas para la flora argentina II: Gloxinia gymnostoma  y G. Nematanthodes (Gesneriaceae). Darwiniana 34 (1-4): 383-388.

 

DEJAR UN COMENTARIO