Una mariposa y dos amigos

37

♦ ZAFIRO ANDINO (Doxocopa cyane burmeisteri)

♦ Por Elio Daniel Rodríguez

♦ 01 – 09 – 2018

Ejemplar macho de Doxocopa cyane burmeisteri. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

♦ “Zafiro andino” y “zafiro yungueña” son nombres comunes, bellos y sugerentes, con los que se distinguió a un lepidóptero  cuya denominación científica, en cambio, es un poco más impermeable al neófito en cuestiones entomológicas, pero que no deja de sonar atractiva: Doxocopa cyane burmeisteri.

No cabe ninguna duda de que Doxocopa cyane burmeisteri, con ese parche azul-celeste en sus alas posteriores –que es la característica más distintiva que presenta esta mariposa, pero que sólo los machos poseen– es un insecto llamativo.

Se la encuentra en matorrales, claros de la selva, márgenes de arroyos, sitios de acumulación de frutas en descomposición y áreas húmedas junto a los caminos, y suele posarse con las alas extendidas Como especie, Doxocopa cyane se distribuye desde México hasta la Argentina, presentándose a lo largo de esta amplia geografía distintas subespecies. La subespecie presente en nuestro país es Doxocopa cyane burmeisteri, y fue referenciada por Godman y Savin en 1884 en su Biología Centrali Americana. Insecta. Lepidoptera-Rhopalocera (Vol. 1).

Los autores cuentan allí, refiriéndose a Chlorippe cyane (actualmente Doxocopa cyane), que la misma está vinculada con Chlorippe clothilda (actualmente Doxocopa clothilda), “pero tal vez todavía esté más relacionada con una especie que hemos recibido recientemente de la República Argentina, que el Dr. Burmeister ha llamado Apatura lucasii”; Godman y Salvin la rebautizan allí mismo, a pie de página, con la denominación de Chlorippe burmeisteri.

Posteriormente, por supuesto, la especie ha sido incorporada al género Doxocopa, recibió por nombre D. cyane; y en honor a Karl Hermann Konrad o Carlos Germán Conrado Burmeister (1807-1892), el nombre de la subespecie presente en nuestro noroeste argentino es en la actualidad  D. c. burmeisteri.

Ejemplar hembra de Doxocopa cyane burmeisteri. Fotografía: Elio Daniel Rodríguez.

DIGRESIONES SOBRE GODMAN Y SALVIN

Frederick DuCane Godman nació en enero de 1834 y conoció a Osbert Salvin en 1858 al ingresar a Trinity College, de Cambridge. A pesar de ser muy conocidas sus contribuciones al estudio de  las aves, la atracción de Godman por la historia natural no se limitaba a ellas, ya que también se interesó activamente por las plantas y los insectos, y se convirtió en presidente de la Entomological Society de Londres en 1891-1892.

La estrecha amistad que Godman forjó en Cambridge con Salvin se desarrolló más tarde en una asociación científica de por vida, que, como señaló Elwes (1920) “es única en los anales de la ciencia zoológica, y que les permitió hacer juntos lo que ninguno de los dos podría haber hecho por separado”.

Godman comenzó sus viajes ornitológicos al salir de Cambridge, y con su hermano Percy realizó su primera expedición, que los condujo en una primera etapa al norte de Noruega, atravesando luego ese país en su camino a Suecia y Rusia. Tan viajero y explorador como era, en 1861 viajó con Salvin a Guatemala, país que este último había visitado por primera vez en 1857, con el objetivo de investigar los problemas de distribución geográfica e indagar acerca de las cuestiones evolutivas, en las que el Origen de las especies, de Darwin, había despertado su interés. En 1865, Godman, acompañado por su hermano, el capitán Temple Godman y un entomólogo, visitaron las Azores para investigar la fauna y la flora de ese grupo de islas, y en 1871 Godman fue a Canarias y Madeira.

Frederick DuCane Godman

No pasó demasiado tiempo desde entonces hasta que los dos entrañables amigos resolvieron dedicar parte de sus vidas y todo su esfuerzo a una empresa especial. En 1876 Godman y Salvin se propusieron llevar adelante la publicación del impresionante trabajo “Biologia Centrali-Americana”, que gradualmente se convirtió en la serie más grande en su tipo que se ha publicado por iniciativa privada a expensas de un hombre, y que ocupó a los autores por el resto de sus respectivas vidas. La obra termino siendo un monumento a la ciencia y el conocimiento de la naturaleza y cuando concluyó, estaba conformada por 63 volúmenes en cuarto; de los cuales uno fue destinado a la introducción, 51 se relacionan con zoología, 5 con botánica y 6 con arqueología. Del espectacular conjunto, los tres volúmenes de aves y los tres correspondientes a mariposas fueron de autoría de Godman y Salvin.

Quizás cueste entender la dimensión que tuvo esta publicación si no se aporta un dato más: la obra describe un total de 50.263 especies, pero de ellas más de 19.000 eran para ese entonces nuevas para la ciencia.

Champion (1919) señaló que Godman fue, en verdad, uno de esos hombres a los que se pueden aplicar las palabras de Coleridge: “He prayeth well who loveth well both man and bird and beast” (Reza bien quien ama bien tanto al hombre como al pájaro y la bestia). Pero: ¿quién era su inseparable compañero?

Osbert Salvin.

Osbert Salvin nació en 1835. Fue educado en Westminster y luego en Trinity Hall, Cambridge, donde se graduó como Senior Optime del “Tripos Matemático” de la Universidad de Cambridge, de 1857 (Obituary, 1898). Los “Tripos” son los exámenes que posibilitan obtener el grado en la Universidad de Cambridge, una de las universidades más antiguas del mundo, fundada en 1209. En el siglo XV los estudiantes debían realizar un debate oral en latín con un representante de la universidad, que tomaba asiento en un taburete de tres patas (de donde se deriva el término “tripos”). En 1725, si bien se conservó una parte del debate oral en inglés, surgió el tripos matemático, que consistía en una prueba escrita. Desde 1753 hasta 1909 se publicaron las listas de honor del tripos matemático por orden de mérito en tres categorías, wranglers, senior optimes y junior optimes; puede resultar interesante destacar el hecho de que el último de los estudiantes de la lista de honor recibía el apodo de “cuchara de madera” y se hacía una celebración en la que, de hecho, se le entregaba una enorme cuchara de madera. El otorgamiento de las mejores calificaciones era tan importante que todos los años aparecía la noticia del examen en los periódicos y cada curso era recordado por su “senior wrangler”. El examen se prolongaba durante seis horas al día, y duraba unos 6 días, pero en ocasiones llegó a durar 8 días (Ibañez Torres 2017).

Volviendo a Salvin, que tenía un espíritu tan viajero y explorador como el de si amigo, en 1857 se dirigió a Guatemala donde, principalmente en compañía de G. U. Skinner, el famoso coleccionista de orquídeas, permaneció hasta mediados de 1858. En  1861, acompañado por el Frederick Godman, continuó las exploraciones que ya había comenzado por la América Central.

Tal vez no sea necesario decir que Salvin fue uno de los miembros originales de la Unión de Ornitólogos Británicos, y, de hecho, el primer artículo publicado en “The Ibis” fue escrito por él junto con Sclater.

Salvin fue un ornitólogo prominente; especializado en la avifauna de la región Neotropical, los grupos sobre los que tenía mayor conocimiento fueron las familias Trochilidae y Procellariidae. Murió en 1898.

En 1919, a la memoria de Frederick DuCane Godman y Osbert Salvin se instituyó la medalla Godman-Salvin, una distinción de honor que otorga la  British Ornithological Union  a las personas que se han desatacado por su trabajo en el estudio de las aves.

Bibliografía:

– Anónimo. 1898. Obituary: Osbert Salvin, F.R.S. Ibis. 40: (4) 626–627.

– Anónimo. 1898. Osbert Salvin, F.R.S. Nature Nº 1493, vol. 58: 129.

En línea en: https://www.nature.com/articles/058129a0.pdf

– Champion, George Charles.  1919. Obituary. Frederick DuCaneGodman. Theentomologist’sMonthly Magazine. Volumen 55.  Tercera Serie .Vol 5. 89-91. London.

En línea en: https://ia801407.us.archive.org/13/items/entomologistsmon551919oxfo/entomologistsmon551919oxfo.pdf

– Elwes, HJ (1920). “Obituarynotices of Fellowsdeceased – Frederick DuCaneGodman, 1834-1919”. Proceedings of the Royal Society of London (series B). 91 (641): i-vi.

En línea en: http://rspb.royalsocietypublishing.org/content/royprsb/91/641/0.full.pdf

– Ibañez Torres, Raúl. 2017-10-10- El examen de matemáticas de Cambridge que causaba crisis nerviosas. ABC Ciencia.

En línea en:

https://www.abc.es/ciencia/abci-examen-matematicas-cambridge-causaba-crisis-nerviosas-201710090941_noticia.html

DEJAR UN COMENTARIO